Austria, primer país europeo en prohibir a los hermanos musulmanes

infoVaticana

Con su nueva ley antiterrorista aprobada en el Parlamento el pasado 8 de julio, Austria se convierte en el primer país europeo que prohíbe la cofradía islamista fundada hace casi un siglo por el egipcio Hassan al-Banna.

Los Hermanos Musulmanes ya estaban en el punto de mira del gobierno verde-conservador desde el atentado en Viena que mató a cuatro personas e hirió a 23 el pasado 2 de noviembre de 2020. A finales de la semana pasada, el 8 de julio, fueron incluidos en la lista negra como organización vinculada a «delitos de motivación religiosa». Sus eslóganes y libros están prohibidos y su posesión o difusión se castiga ahora con una multa de 4.000 euros y un mes de prisión.

Inmediatamente, Viena fue acusada de «alimentar la islamofobia» y «multiplicar los ataques contra los musulmanes». Sin embargo, Austria sigue siendo el único país de Europa que concede un estatus oficial al Islam. Además, el país ha sido durante mucho tiempo uno de los principales bastiones de los Hermanos Musulmanes y uno de los centros financieros del islamismo político en el Viejo Continente.

Los seguidores de Hassan al-Banna, el fundador egipcio de la Hermandad, establecieron sus primeras redes europeas a mediados de la década de 1960 en Graz, la capital de la provincia de Estiria, al suroeste de Viena. Youssef Nada, el financiero de la organización, creó allí en 1969 las primeras plantas de producción de queso y productos lácteos de su imperio industrial fundado con el «cofre de guerra» de la cofradía, antes de emigrar a la vecina Suiza para abrir el banco al-Taqwa.

Situado en el enclave italiano de Campione, en el corazón del cantón suizo del Tesino, este banco islámico fue señalado por los investigadores estadounidenses tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Acusado de financiar el terrorismo, se apresuró a declararse en quiebra. Esto permitió que el «cofre de guerra» de los Hermanos Musulmanes volara hacia nuevos centros financieros.

Así, el Reino Unido, que entonces acogía el cuartel general de la Organización Internacional [Tanzim al-dawli], el organismo que federa todos los movimientos vinculados a la Hermandad Musulmana en el mundo, se ha consolidado como su nuevo refugio financiero islamista en Europa.

Cuando en febrero de 2017 Donald Trump amenazó con incluir a los Hermanos Musulmanes en la lista de grupos terroristas, las ramas europeas reunidas en Estambul, anunciaron solemnemente su «retirada» de la organización internacional, cuya propia existencia había sido negada hasta entonces por los Hermanos Musulmanes.

Para evitar posibles intervenciones norteamericanas y salvar cuanto antes el «cofre de guerra» instalado en el Reino Unido, la elección recayó en Austria y, más concretamente, en Graz, donde la Hermandad tiene sólidos vínculos políticos y asociativos.

Pero el movimiento de fondos pronto despertó las sospechas de los investigadores austriacos, punto de partida de una larga batalla legal que ha llevado a la prohibición total de la Hermandad. Por orden del fiscal de Graz y de la Oficina de Protección de la Constitución de Estiria, se inició una amplia investigación. Nombre en clave: «Operación Luxor». Ha durado casi dos años y abarcado cuatro provincias austriacas: Estiria, Viena, Carintia y Baja Austria. Unas sesenta entidades como asociaciones, mezquitas, clubes socioculturales o empresas están en el punto de mira.

Tras 21.000 horas de escuchas y con la ayuda de 1,2 millones de imágenes, el fiscal decidió cerrar la investigación y elaboró una lista de 70 personalidades sospechosas de «vínculos con una organización terrorista, financiación del terrorismo y blanqueo de capitales». Se decidió una gran redada. Debía tener lugar en la mañana del 3 de noviembre de 2020. El día anterior, Viena sufrió un atentado yihadista.

La información sobre esta redada se filtró a la prensa. El público vio inmediatamente una relación causal en esta correlación. Especialmente desde que el fiscal de Graz reveló que su investigación había llevado a la congelación de más de 20 millones de euros de dinero negro. Y que entre la Hermandad circulaba una lista negra de personalidades opuestas al Islam político.

Tanto es así que, al día siguiente del atentado, el ministro del Interior, Karl Nehammer, prometió atacar «las raíces del Islam político». Tras el atentado, la ministra de Integración, la ecologista Susanne Raab, anunció la creación de un «Centro de Documentación sobre el Islam Político» encargado de seguir de cerca los movimientos de la Hermandad. El 16 de diciembre de 2020 se presentó en el Parlamento Federal una nueva ley antiterrorista. El objetivo del canciller Sebastian Kurz: «afirmar la voluntad de luchar contra el Islam político».

La nueva ley antiterrorista se ha aprobado este 8 de julio. Da a las autoridades prerrogativas más amplias en materia de vigilancia y control de los círculos extremistas. Pero su medida más importante es la inclusión de los Hermanos Musulmanes en la lista de «grupos extremistas vinculados a delitos de motivación religiosa». El nombre de la Hermandad se une así a los de Daesh, Al-Qaeda, Hamás, Hezbolá, el PKK kurdo, los Lobos Grises turcos, también prohibidos en Francia y Alemania, y el movimiento fascista croata de los Ustasha.

Según la nueva ley antiterrorista, la posesión o difusión de lemas o documentos que glorifiquen a los grupos de la lista negra se castigará con una multa de 4.000 euros y/o una pena de un mes de prisión. En caso de reincidencia, las penas podrían llegar a ser de 10.000 euros de multa y seis meses de prisión.

Esta estrategia austriaca de «prohibición de símbolos» está resultando más eficaz que la simple prohibición de grupos o asociaciones, que se reconstituyen inmediatamente con nuevos nombres. Según el ministro del Interior, Karl Nehammer, se han registrado más de 27.000 infracciones desde los atentados de noviembre de 2020. Ampliarlo a los Hermanos Musulmanes es el golpe más duro que se le ha dado a la Hermandad en Europa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *