Austria: Iglesia evangélica vota públicamente para “Bendecir” las uniones homosexuales

Lifesite news

 

Después de semanas de discusión, el Sínodo General de la Iglesia Evangélica de Austria (EKÖ), una denominación luterana, acordó el sábado 9 de marzo permitir que las parejas homosexuales reciban una bendición de la iglesia durante una ceremonia pública. De alabanza. El movimiento fue aprobado por 45 votos contra 18.

A pesar de varias medidas destinadas a proteger la objeción de conciencia por parte de los pastores y las comunidades, se espera que el voto cree una profunda división en la iglesia luterana austriaca y algunos comentaristas en Austria ya están advirtiendo que hay una división a la vista. Las discusiones, aunque corteses según el Sínodo, fueron puntuales y “el tema se debatió vigorosamente”, comentó el servicio de medios cristianos no denominacional Glaube.at.

Cada parte se refirió a la Biblia para justificar los puntos de vista opuestos. Los votantes de la ceremonia de bendición citaron el mandamiento del amor y hablaron sobre la misericordia de Dios y la “amistad con el hombre”. Según el documento teológico publicado por el Sínodo General, su objetivo es acercar a las personas que sufren discriminación por medio de Cristo. También creen que la Biblia no condena las parejas homosexuales.

Aquellos que se oponen a la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo recurrieron a la tradición bíblica que define al matrimonio como una relación fiel y de por vida querida por Dios entre un hombre y una mujer, señalando una resolución del Sínodo en 1996 que decía exactamente eso. Desde entonces, las asambleas luteranas de Austria se habían abstenido sistemáticamente de sugerir que las relaciones homosexuales podían recibir una bendición pública.

Lo que ha cambiado es el reconocimiento del “matrimonio” civil entre personas del mismo sexo, que se legalizó en Austria el 1 de enero luego de una decisión del Tribunal Constitucional el mes anterior. Las uniones civiles (sociedades registradas) fueron legalizadas en 2010.

La Iglesia Luterana no llegó a aprobar la celebración de “matrimonios” entre personas del mismo sexo en la iglesia, afirmando que las asociaciones homosexuales son simplemente “análogas al matrimonio”. Todavía sostiene la “comprensión del matrimonio como una relación de por vida entre el esposo y la esposa”, basada en las Escrituras, de acuerdo con la decisión del Sínodo.

Pero aparte del hecho de que no menciona que las relaciones homosexuales son gravemente pecaminosas de acuerdo con la enseñanza cristiana, en lugar de llamar a este pecado digno de una bendición, el Sínodo impulsó la analogía tanto como pudo, decidiendo que las parejas del mismo sexo solo recibirán una bendición si ya han entrado en un “matrimonio” civil. Para las parejas homosexuales, esto constituye un estímulo objetivo para entrar en un “matrimonio” del mismo sexo.

Las parejas del mismo sexo que están en una asociación registrada simple tendrán que arreglárselas con una bendición privada en el marco pastoral luterano, esto ya ha estado disponible para los homosexuales en Austria desde 2007.

En cuanto a la ceremonia de la iglesia, se parecerá mucho a un matrimonio en la medida en que los elementos del matrimonio cristiano formarán parte de la bendición. De acuerdo con el sitio evangélico evang.at, se espera que los socios se prometan mutuamente “cuidado personal holístico voluntario, fidelidad de por vida, cuidado mutuo y fidelidad en los tiempos buenos y en los tiempos malos”.

Se permitirá a cada comunidad local elegir si desea o no implementar la decisión de la Iglesia Evangélica de “abrirse” a sí misma, mediante una decisión de los representantes de la comunidad. El Sínodo decidió que los pastores y lectores (y sus contrapartes femeninas) podrán optar por no participar personalmente.

¿Pero por cuánto tiempo? Una “pastora”, Rvd. Veronika Obermeir-Siegrist de Linz, dio la bienvenida a la decisión en estos términos: “La ley austriaca ya no discrimina a las parejas homosexuales, y la Iglesia también debe poner el amor primero”. Si rechazar el “matrimonio” del mismo sexo se interpreta como una forma de La discriminación, la objeción de conciencia bien puede desaparecer a largo plazo.

El obispo luterano Michael Bünker calificó la medida como un “paso significativo hacia la igualdad de derechos de las parejas homosexuales”. “Estoy personalmente satisfecho con esta decisión”, comentó. “El hecho de que muchos estuvieron de acuerdo, aunque inicialmente eran escépticos, de lo contrario no habríamos alcanzado la mayoría de los dos tercios, muestra que el proceso de discusión fue bueno. ¡Estoy orgulloso de esta iglesia! ”, Proclamó.

No todas las iglesias evangélicas en Austria están de acuerdo con EKÖ. La Alianza Evangélica en el país, de la cual la Iglesia Luterana es miembro, se negó a comentar sobre sus “asuntos internos”. A nivel europeo, la Alianza Evangélica ha publicado recientemente pautas sobre “cómo responder a la agenda LGBT” en la que establece claramente que “alejarse del patrón de Dios para la vida familiar no es una opción para los cristianos evangélicos”.

Pero el obispo Bünker no cree que su propia iglesia se dividirá por el tema, aunque reconoció la existencia de oposición dentro del EKÖ. “Cómo lidiar con esta contradicción plantea un gran desafío para todos los responsables”, remarcó. Él cree que todas las posiciones han sido atendidas. “Espero que la decisión del Sínodo del 9 de marzo haya encontrado una manera que permita a tantas personas como sea posible unirse”, dijo, y agregó que los miembros individuales realmente han decidido abandonar la iglesia evangélica, pero que hasta el día de hoy, esto sigue siendo en el “rango de un solo dígito”.

“No es el 29 por ciento de los miembros de la iglesia los que se han manifestado en contra de los servicios de agradecimiento y bendición para las parejas homosexuales, sino las comunidades que han aprobado resoluciones a través de sus cuerpos representativos. Qué opinión tienen los casi 300,000 miembros de la Iglesia Protestante, no lo hemos verificado. En cualquier caso, la decisión del sínodo prevé una protección clara y efectiva de la opinión divergente.

Por lo tanto, la bendición pública de las parejas homosexuales solo debe llevarse a cabo en las comunidades que lo decidan conscientemente y ningún pastor o profesor se ve obligado a realizar tal bendición. Esto, creo, asegura un respeto muy claro para aquellos que se han opuesto a tal bendición “, agregó.

Y, por lo tanto, la confusión empeora cada vez más, con la idea de que la cuestión fundamental de la naturaleza misma del matrimonio se puede someter a votación y que las opiniones contradictorias pueden coexistir y merecen el mismo respeto.

Los que se oponen a la bendición de las parejas del mismo sexo ciertamente no parecen querer ser silenciados con una mera promesa de objeción de conciencia. Un lector de la comunidad de Windischgarsten y ex director de la Cruz Azul, Dieter Reichert, le dijo a Glaube.at:

“Estoy profundamente sorprendido de que la Iglesia Evangélica se haya desviado tan lejos de la palabra de Dios. La homosexualidad se conoce como un pecado en el Antiguo y el Nuevo Testamento, incluso por el mismo Jesús. La decisión básicamente legaliza este pecado. No estoy orgulloso de Bischof Bünker, estaría orgulloso si hubiera dicho que esto no está bien, pero que amamos al pecador. Eso es lo que hizo Jesús. Honestamente, no sé qué va a pasar ahora con la Iglesia Evangélica. Creo que se ha hecho una gran ruptura”.

El presbítero Bernhard Aigner de la Iglesia Evangélica de Marchtrenk, en la Alta Austria, también criticó la decisión sobre Glaube.at.

“En contraste con el obispo Bünker, no estoy orgulloso de nuestra iglesia, por un lado, debido a la naturaleza del proceso de toma de decisiones, que utilizó tácticas de sorpresa y no permitió una discusión fuera del sínodo antes de que comenzara, y luego Al dejar solo un breve “período de gracia” para la discusión, la toma de decisiones adecuadas sobre este tema fue muy difícil para las comunidades.

Por otro lado, no estoy de acuerdo con el contenido que es incompatible con mi comprensión de las Escrituras. En la Biblia, el matrimonio es inequívocamente una unión de por vida y bendecida por Dios para el hombre y la mujer, y no para el hombre y el hombre o la mujer (que en la actualidad se define a través del mero juego de palabras como “análogo al matrimonio”). La Iglesia ya no está sujeta a la Palabra de Dios, se ha colocado por encima de ella. Al hacerlo, en mi opinión, ha dado un gran paso hacia su propio final,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *