Argentina: Francisco más allá de la acogida

“Francisco no quiso recibir a Margarita Barrientos”. Con una inusitada velocidad la noticia copó los principales medios de comunicación argentinos. Corría el jueves 12 de mayo. Para las primeras horas de la tarde el tema ya era tendencia en las redes sociales e iba directo a convertirse en un debate nacional.

¿Cómo era posible que el Papa hubiese despreciado a una de las activista sociales más reconocidas del país? Según el relato de la propia Barrientos, ese día en un programa de televisión, ella viajó al Vaticano en abril de 2013 para asistir a una audiencia general y conocer al pontífice argentino en San Pedro. Pero el ansiado encuentro nunca se dio. El grupo con el cual se encontraba fue movido de lugar y ya no pudo acceder al saludo con Bergoglio.

Para la ejemplar fundadora del comedor comunitario Los Piletones, el pontífice no la quiso saludar por “razones políticas”. Atribuyó toda aquella situación a su cercanía con el presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, con quien colabora y comulga desde hace varios años. Fue categórica al indicar esos motivos en especial, como si estuviese sinceramente convencida de que respondían a la realidad.

Pero los hechos demuestran lo contrario. Apenas 34 días antes de aquel fatídico miércoles 24 de abril para Barrientos, el flamante Papa tuvo un gesto político de enorme peso para con el todavía jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En la misa de inicio de pontificado, el martes 19 de marzo, Francisco saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *