Ángelus, 3 de enero de 2016

Queridos hermanos y hermanas, ¡tengan 
un buen domingo!

La liturgia del segundo domingo de hoy después de Navidad nos presenta el prólogo del Evangelio de San Juan proclamando que ” la Palabra, y la palabra creadora de Dios , se han hecho carne y habitado entre nosotros ” ( Juan 1, n . 14). La palabra que tiene su morada en el cielo, que es en la dimensión de Dios ha llegado a la tierra, para que podamos escucharlo y conocer el amor del Padre y tocar con las manos. La Palabra de Dios es su único Hijo, que se hizo hombre, lleno de amor y fidelidad ( Jn 1:14), es Jesús mismo.

El evangelista no oculta el drama de la Encarnación del Hijo de Dios y enfatiza que el don de amor de Dios no es recibido por las personas. La Palabra es la Luz, y sin embargo los hombres han dado preferencia a la oscuridad; la Palabra vino bajo la suya, pero ellos no la recibieron (vea los versículos 9-10). Han cerrado las puertas del Hijo de Dios. Este es el secreto del mal, que también imita nuestras vidas y requiere vigilancia y atención de nuestra parte, para que no gane la supremacía. El Libro del Génesis tiene una bella oración que nos hace comprender que se dice que el mal “acecha a la puerta” (comparar 4: 7).

Ay de nosotros si dejamos que suceda; entonces sería el mal que cierra nuestra puerta frente a todos los demás. Nosotros, por otro lado, estamos llamados a abrir la puerta de nuestros corazones de par en par a la Palabra de Dios, a Jesús, para convertirnos en sus hijos. Ya en el día de Navidad, este comienzo solemne del Evangelio de Juan fue proclamado; hoy será presentado nuevamente. Es la invitación de la Santa Madre Iglesia a recibir esta palabra de salvación, este misterio de luz. Si lo recibimos, si recibimos a Jesús, entonces aprenderemos a ser misericordiosos como él. Especialmente en este Año Santo de la Misericordia, queremos hacer realidad que el Evangelio toma forma cada vez más en nuestras vidas también .

Acercarse al evangelio, mirarlo, dejarlo tomar forma en la vida es la mejor manera de conocer a Jesús y llevarlo a los demás. Esta es la vocación y la alegría de cada persona bautizada: mostrar y otorgar al otro Jesús. Pero para hacer eso, debemos conocerlo y tenerlo en nosotros como el Señor de nuestras vidas. Él nos defiende del mal, del diablo que siempre acecha en nuestra puerta, ante nuestros corazones, y quiere entrar.

Con el nuevo entusiasmo de la devoción infantil queremos confiar nuevamente a María: su imagen dulce como la madre de Jesús y nuestra madre que vemos en estos días en el pesebre.


Después de la oración del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, les saludo cordialmente, los fieles de Roma y los peregrinos que han venido de Italia y de otros países. Saludo a las familias, las asociaciones, los diversos grupos parroquiales, especialmente los de Monzambano, las damas de Bonate Sotto y los jóvenes de Maleo.

En este primer domingo del año, renuevo mis mejores deseos de paz y todo lo mejor en el Señor. En momentos tan serenos como tristes queremos encomendarnos a él, ¡quién es nuestra misericordia y nuestra esperanza! También recuerdo la intención que fijamos en el Día de Año Nuevo, el Día de la Paz: “Superar la indiferencia y lograr la paz”. Con la gracia de Dios, podremos poner eso en acción.

Y también recuerdo el consejo que les he dado a menudo: leer un pasaje del Evangelio todos los días, un pasaje del Evangelio para conocer mejor a Jesús, abrir nuestros corazones a Jesús, y así podemos hacerlo mejor para los demás conocer Llevar un pequeño evangelio en su bolsillo, en su bolso: eso nos hará bien. Recuerde, todos los días queremos leer un pasaje del evangelio.

Te deseo un buen domingo y una comida bendita. Y por favor, no olvides rezar por mí. ¡Adios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *