Angelus, 24 novembre 2013

Antes de concluir esta celebración, deseo saludar a todos los peregrinos, las familias, los grupos parroquiales, las asociaciones y los movimientos venidos de muchos países. Saludo a los participantes en el Congreso nacional de la misericordia; saludo a la comunidad ucraniana, que recuerda el 80° aniversario del Holodomor, la «gran hambruna» provocada por el régimen soviético que causó millones de víctimas.

En esta jornada, nuestro recuerdo agradecido se dirige a los misioneros que, a lo largo de los siglos, anunciaron el Evangelio y esparcieron la semilla de la fe en tantas partes del mundo; entre éstos el beato Junípero Serra, misionero franciscano español, de quien se conmemora el tercer centenario del nacimiento.

No quiero terminar sin recordar a todos aquellos que trabajaron para llevar adelante este Año de la fe. A monseñor Rino Fisichella, quien guió este camino, le agradezco mucho, de corazón, a él y a todos sus colaboradores. ¡Muchas gracias!

Ahora rezamos juntos el Ángelus. Con esta oración invocamos la protección de María especialmente para nuestros hermanos y nuestras hermanas que son perseguidos por motivo de su fe, y ¡son muchos!

Angelus Domini…

Os agradezco vuestra presencia en esta concelebración. Os deseo un feliz domingo y un buen almuerzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *