Andrea Bocelli recuerda que la música es un don de Dios

El conocido tenor italiano, Andrea Bocelli, cantará durante el Encuentro Mundial de las Familias, que ocurrirá entre los días 21 y 26 agosto, en Dublín, Irlanda. La presentación tendrá lugar el día 25 de agosto en el Croke Park Stadium, donde millares de familias provenientes de más de 100 países estarán reunidas junto al Papa Francisco.

Esta no es la primera vez que él se presenta en un Encuentro Mundial de las Familias, en la última edición, ocurrida en septiembre de 2015 en Filadelfia, Estados Unidos, el tenor estuvo presente, maravillando a los presentes con su voz.

En entrevista al ‘Vatican News’, Bocelli afirmó que era “una honra haber sido implilcado en esta noble iniciativa” y que se está preparando mucho para ese momento. “Voy a dar lo mejor de mí y espero que todo corra bien, que las familias lleven para casa un bello recuerdo de este momento musical”, dijo.

Preguntado si la música puede ayudar a las familias a ser alegría para el mundo, el cantante explicó que “todo lo que es hecho para un buen propósito puede ayudar y realmente ayuda; por tanto, también el trabajo de alguien como yo, que canta con el objetivo de dar alegría, propiciar un momento de levedad en el cual el espíritu vuela y usted puede reflexionar, meditar en el sentido de la vida, en las cosas que realmente cuentan”.

Citando la frase de San Agustín que decía que ‘quien canta reza dos veces’, el tenor confidenció que “realmente me gusta creer en eso, porque si es verdad, yo recé mucho en mi vida”.

Al hablar sobre su talento musical, Bocelli comentó que “la música, la voz, como todos los talentos de este mundo, es un don de Dios, no hay duda sobre eso. En el hombre no hay mérito, porque todo lo que el hombre puede alcanzar en la vida lo hace a través de dones, de talentos que recibe: entonces, hay poco para enorgullecerse, en ese sentido. Nosotros apenas tenemos que agradecer”.

Sobre su Fe, Bocceli explicó que los que no tienen Fe creen que somos todos hijos del acaso. “¡Para mí fue un camino racional: creí que el mundo solo podría ser el resultado de una voluntad inteligente, mucho mayor que la nuestra, y a partir de aquel momento también esperé que fuese una voluntad de amor, una voluntad que realmente nos amase!”.

Y concluyó diciendo que hay dos tipos de Fe: “la del cristiano que deposita en Dios toda esperanza y confianza posibles, y la de Iago, en ‘Otelo’ de Shakespeare, que dijo: ‘Yo creo en un Dios cruel que me creó semejante a sí’. Usted puede hasta creer de esta manera. ¡Eso es más lógico que no creer!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *