Acompañó a su marido a Suiza a que se suicidara: Desengañada, explica su cambio

Religión en libertad

Simón decidió quitarse la vida en una clínica suiza hace dos años. Su mujer le acompañó, y ahora ella se arrepiente enormemente.

En 2016 el empresario Simón Binner viajó hasta Suiza para acabar con su vida en la clínica Eternal Spirit aprovechando las facilidades legales que ofrecía este país, al que cada año acuden miles de personas para conseguir un suicidio asistido que está prohibido en sus países.

Este británico de 57 años padecía Esclerosis Lateral Amiotrófica, enfermedad que va paralizando el cuerpo hasta la muerte. “Como un coche usado, estoy agotado y ya no vale la pena invertir en el coste o las reparaciones”, afirmaba este hombre antes de morir.

No sólo decidió acabar con su vida sino que fue a la clínica suiza acompañado de un equipo de la BBC que produjo un polémico documental que mostraba los últimos momentos de Simón, y en donde utilizaba el argumento de que no quería ser una carga para sus seres queridos.

Junto a él estaba su esposa Deborah, que pese a no estar totalmente convencida, decidió viajar a Suiza y ver morir a su marido con una inyección que provocaría su suicidio asistido. Dos años después ella acaba de publicar un libro en el que critica amargamente la decisión que tomó Simón al igual que la que realizó ella misma.

Deborah asegura que “después de que Simón muriera, hubo muchos días oscuros. El equipo de filmación se fue y volví a la casa que habíamos compartido durante 14 años. Mientras la agitación de Simón había terminado, de alguna manera la mía apenas estaba comenzando”.

Pero además del testimonio de esta mujer se desprende otro elemento importante, y que hay que tener muy en cuenta tanto en este caso como en otros muchos. La forma de morir sí importa. Precisamente, tres años antes de que Simón decidiera acabar con su vida falleció una hija suya, Chloë, con tan sólo 18 años, debido a un cáncer.

Tras haber pasado por la muerte y el duelo de su hija por un lado y de su marido por otro ella llega a la conclusión de que las dos muertes fueron muy diferentes. Tras la muerte de su hija Deborah cuenta que “pude pasar página lentamente en mí. Sabía que no había dejado piedra sin remover en una batalla para salvarla. Y al final, su muerte fue suave, gentil, acompañada y en casa. Cuando ella se estaba muriendo, me sentaba con ella, la abrazaba con mis brazos, la acariciaba su cabecita”.

En aquel momento, agrega en su libro, Chloë “me dijo que estaba feliz. Increíblemente, para ese momento, yo también estaba feliz. Me tocó el amor en su nivel más profundo”.

Vivir aceptando la enfermedad también es “valiente”

Sin embargo, no ha logrado tener esa paz tras la muerte de su marido. Confiesa que ni está curada la herida ni siente que esté todo resuelto. “Creo que realmente pensó que quitarse la vida era valiente y que nos ahorraría mucho dolor al verlo en una espiral hacia una discapacidad total”, afirma en el libro, tal y como recoge el Daily Mail.

Pero aunque sus intenciones, explica ella eran “completamente puras” seguramente es “igual de valiente vivir con una enfermedad, una discapacidad y aceptar la vulnerabilidad y que ninguno de nosotros realmente puede controlar todo”.

En su lucha interior que llevó a Deborah a viajar con su marido a Suiza “no quería que Simón sufriera pero tampoco quería que él muriera. Verlo planear su propia muerte fue enormemente traumático”.

Deborah Binner, que ejerce como periodista, explica que su cabeza “entiende los argumentos intelectuales y me resulta difícil estar en desacuerdo con ellos. Pero mi corazón dice que no. ¿No deberíamos ser más amables, más pacientes y más respetuosos con la vida humana?”

“¿No debería ser importante como seres humanos que somos el modo en cómo apoyamos a los moribundos? Hay una parte de mí que cree que es mejor que si una persona recibe la mejor atención posible dejar que la naturaleza siga su curso”, agrega.

Por ello, considera que personalmente se siente “enfadada” porque su marido la haya dejado “sola para defenderme en este mundo. Ese no era el trato”.

Como consecuencia de este suceso, y además tras la experiencia acumulada tras la no traumática muerte de su hija, Deborah afirma que no puede apoyar el suicidio asistido. En su opinión, “me preocupa profundamente cómo las personas que están enfermas puedan perder la sensación de ser importante para otras personas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *