7 consejos rápidos para mejorar tu vida de oración en un mundo vertiginoso

Rel

4 diciembre 2022
Una buena rutina de oración es una ayuda fundamental
En la vida de fe.

El mundo actual va a un ritmo vertiginoso, lo cual dificulta el poder construir y mantener una rutina de oración fuerte y constante. Hay deberes familiares, también obligaciones laborales… el día en muchas ocasiones parece tener pocas horas y no en pocas ocasiones la oración es relegada a un segundo plano.

Sin embargo, una relación en constante crecimiento con el señor a través de la oración es la raíz del crecimiento espiritual y una parte fundamental de la vida.

San francisco de sales escribió que todo cristiano está llamado a alcanzar las alturas de la santidad en su vida de oración, pero que los detalles serán diferentes según la vocación de cada uno. Los estudiantes universitarios deben rezar de manera diferente a los ancianos, las madres trabajadoras deben orar de manera diferente a los jóvenes solteros y los sacerdotes diocesanos deben orar de manera diferente a los monjes trapenses.

Construir una mejor rutina de oración a menudo requiere un pensamiento cuidadoso, creatividad y un discernimiento apropiado a través de la oración misma, pero un poco de esfuerzo y algunos pequeños ajustes pueden llevar muy lejos cuando uno se vuelve al señor con un deseo sincero de crecimiento.

Estas son algunas de estas formas de oración que propone Ryan Everson, seminarista de la diócesis de Denver, en un artículo en catholic exchange:

1. Rezar brevemente a primera hora de la mañana

San Juan María Vianney dijo que cuando el diablo toma el primer minuto de nuestro día sabe que tiene garantizado gran parte del resto. La oración para comenzar el día no necesita ser elaborada ni llevar mucho tiempo. Pueden ser simplemente unos segundos en los que usamos los primeros frutos de nuestro día para reconocer a nuestro dios amoroso como la primera prioridad en nuestras vidas. Puedes encontrar tu propia manera de hacerlo, o tal vez considerar simplemente arrodillarte ante un crucifijo mientras recitas la oración de Jesús: “señor Jesucristo, hijo de dios, ten piedad de mí, pecador”.

2 .construye listas de intenciones de oración diarias/semanales

Puede ser útil tener una lista de ciertas cosas o personas por las que rezar específicamente cada día y/o semana. Considera algunos de los siguientes:

-una lista de amigos por los que rezas

-una lista de enemigos por los que rezas

-una lista de las virtudes en las que más quieres crecer

–una lista de los pecados que más deseas eliminar

-una lista de cosas en tu vida por las que estás agradecido

-una lista de causas sociales por las que rezar

3. Reunirse con un director espiritual

San Juan María Vianney dijo que tratar de ser uno mismo su propio director espiritual es como tratar de ser su propio abogado o su propio médico: no es una buena idea, incluso para aquellos que son grandes abogados y médicos. Pregunta a tu párroco o a algún sacerdote si puede programar contigo una reunión de dirección espiritual.

4. Una oración corta cada hora

Ryan Everson explica que por sugerencia de un sacerdote amigo suyo cuando su reloj marca la hora le gusta consagrar esa hora al señor con esta breve oración: “padre celestial, bendíceme en esta próxima hora para que pueda servir como un portal de caridad que brota de tu trono en lo alto, y que sea preservado libre de toda mancha de pecado. Amén.»

Se tarda menos de 10 segundos en hacerlo (menos de 2 minutos por día) y, sin embargo, ha transformado por completo la forma en que vive su día, confirma este seminarista.

5. Únete a un grupo de oración

La virtud casi siempre crece hasta su máxima perfección en comunidad, incluso para los introvertidos. La oración comunitaria ayuda a crecer de maneras que la oración privada no puede. Considera unirte (o iniciar) un grupo de este tipo en tu parroquia.

6. Cambia los detalles de tu entorno de oración

A veces, pequeños cambios en el entorno exterior pueden mejorar mucho el tiempo de oración. Considera experimentar con lo siguiente:

-ubicación (dormitorio, patio trasero, capilla de adoración, en un paseo…)

-hora del día

-iluminación (habitación oscura, habitación bien iluminada, habitación con poca luz, habitación oscura con velas encendidas….)

-postura del cuerpo (de rodillas, sentado en una silla, sentado cruzado, de pie, caminando lentamente….)

Además, al rezar, trata de tener siempre un punto focal visual central, como un crucifijo, una imagen de Jesús o una imagen de la virgen. Cada vez que notes que te quedas dormido o distraído, mira fijamente ese punto focal durante unos segundos para recuperar el enfoque y redirigir tus pensamientos de regreso al señor.

7. Letanías de oración

Las letanías son una forma breve y sencilla de mejorar la vida de oración al enfocarse en una virtud específica en la que se desea crecer. Se pueden encontrar en abundancia en internet. Aquí algunas que propone Ryan Everson:

-letanía de humildad

-letanía de confianza

Letanía por la castidad

“el diablo quiere que permanezcas estancado en tu vida de oración, convencido de que tu apretada agenda no te permite mejorarla. Pero mejorar tu vida de oración no siempre requiere una gran cantidad de tiempo adicional. Un poco de estructura e intencionalidad pueden recorrer un largo camino. Y como con todas las cosas en la vida espiritual, el señor quiere hacer el trabajo pesado con su gracia, operativa a través de la oración, que siempre nos purifica, fortalece nuestra capacidad de compartir su amor con quienes nos rodean y fortalece nuestro sentido interior de paz”, concluye este seminarista.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.