Una catedral dedicada a Nuestra Señora de Arabia en un país musulmán

La Iglesia de Baréin y de todo el Golfo celebró recientemente la ceremonia inaugural de las obras para la construcción de la nueva catedral de Nuestra Señora de Arabia, patrona de la península arábiga.

Todo el complejo será levantado a unos 20 km de la capital, Manama, y abarcará, además de la iglesia, la curia episcopal, un hogar y un centro de formación para el trabajo y la pastoral social. El terreno fue donado por el rey de Baréin, Hamad bin Isa Al Khalifa. Las obras concluirán en 2021 y se convertirán en un punto de referencia de la comunidad de Arabia septentrional.

“Será un lugar de culto abierto a las necesidades de la comunidad cristiana local, compuesta mayormente por migrantes económicos y trabajadores estacionales, y un centro multifuncional que podrá alojar iniciativas sociales, educativas y culturales”, destacan desde la Iglesia local e indican que se puede acceder a la información sobre el avance de las obras en el sitio: www.bahraincathedral.org/es.

La historia de ese proyecto se inició el 11 de febrero de 2013, Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, cuando el Rey de Bahrein, Hamad Bin Isa Al Khalifa, donó a la comunidad católica un terreno de 9 mil metros cuadrados para construir una nueva iglesia.

La catedral, dedicada a Nuestra Señora de Arabia, será un testimonio concreto de la presencia cristiana en una de las monarquías más poderosas del Golfo y en una región donde, en su conjunto, la mayoría de la población es musulmana. Segundo lugar de culto cristiano de todo el país, podrá alojar hasta 2.000 fieles y también se convertirá en la sede de la Iglesia de todo el norte del Golfo Arábigo.

La ceremonia de inauguración, con la colocación de la primera piedra, fue una ocasión de fiesta para toda la comunidad, que se reunió para escuchar el Evangelio, al que siguió un breve momento de oración. Contó con la participación de sacerdotes y laicos, fieles y altos dignatarios, como los embajadores de Francia e Italia, además de un representante del rey del Baréin. Asimismo, estuvieron presentes el nuncio apostólico, monseñor Francisco Montecillo Padilla, el vicario de Arabia septentrional, monseñor Camilo Ballin y cristianos provenientes de Kuwait, Qatar y Arabia Saudita.

En los fundamentos de la estructura se colocó una especie de “cápsula del tiempo”, en cuyo interior se describe la historia de la Iglesia católica mundial, y la de la comunidad católica del Vicariato, además de información sintética sobre la catedral misma. Fuentes locales cuentan que el proyecto nació y cobró forma gracias a la fe y a la perseverancia de la comunidad de fieles, que ha sacrificado parte de sus ingresos para contribuir a la construcción del lugar de culto.

En Baréin, la religión oficial es el islam, y en el país rige la sharia –la ley islámica- que es la fuente del derecho. Los católicos del país -cerca de 80.000 frente a una población total de 1,5 millones de habitantes (con un 10% de cristianos)- en sus orígenes fueron inmigrantes provenientes de Irak e Irán.

Tras el boom del petróleo, llegaron cientos de miles de cristianos provenientes de Sri Lanka, la India, el Líbano, Filipinas y de varios países occidentales. Durante la Navidad y la Pascua, las iglesias de Baréin reciben a muchos cristianos provenientes de Arabia Saudita, donde está prohibida cualquier religión distinta del islam. En Baréin también hay comunidades judías e hindúes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *