Travesti se desnuda en catedral ante niños y fieles presentes

En un comunicado publicado por la Arquidiócesis de Manizales el 6 de noviembre, se precisa que el hecho ocurrió el sábado 2 a la 1:15 p.m. cuando un joven con tacones, vestido solo con un gabán y con el rostro completamente cubierto, ingresó a la catedral y se desnudó en el presbiterio junto al altar.

El joven, señala el texto, “se desnudó en presencia de familias, niños y personas adultas que estaban orando en ese momento, seguido por un grupo de personas con cámaras que registraban lo que pasaba”.

Un testigo de los hechos dijo a RCN Radio que luego de desnudarse “el hombre se tiró al suelo”. “Entonces todos comenzaron a tomarle fotos, incluso los mismos compañeros, que les gritaban a las personas que ellos tenían derecho al trabajo y otras cosas. Hasta que llegó la policía y lo subieron a la patrulla y se lo llevaron», relató.

«En mi opinión, eso está mal hecho porque hay que respetar la iglesia y todos sus rincones”, agregó.

El comandante operativo de la policía metropolitana de Manizales, teniente coronel Guillermo Carreño, informó que al joven le fue impuesto un comparendo por infringir la norma establecida en la Ley 1801, que multa el exhibicionismo con unos 786 mil pesos, alrededor de 236 dólares.

El comunicado de la Arquidiócesis de Manizales, firmado por el Arzobispo Gonzalo Restrepo, señala que lo ocurrido se dio en el marco del 4to. Festival Internacional de Performance Manizales, en un acto dentro de la programación publicada por el colectivo Tejiendo Tactos, titulado “Experiencia de un cuerpo profano” de Mateo Hoyos.

El hecho habría tenido una “supuesta autorización para ingresar a la Catedral dada por la Secretaría de Gobierno del Municipio de Manizales, en acto premeditado y planeado”, indica.

El comunicado denuncia que “este hecho es ofensivo y se constituye en un atentado contra la fe de los fieles de la Arquidiócesis y de todos los católicos”.

“La ciudad no se promueve culturalmente con actos irrespetuosos, más aún, cuando se trata no solo de un Templo Sagrado, sino de un Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural”, agrega el texto.

“Como Arzobispo de Manizales, en nombre de los sacerdotes de la Arquidiócesis, religiosas, religiosos, movimientos apostólicos, laicos y fieles católicos de nuestra amada Iglesia, condenamos y rechazamos todo acto profano y de irrespeto máximo a nuestros templos y lugares sagrados”, escribió Mons. Restrepo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *