Scalfari sigue atribuyendo herejías al Papa Francisco ante el silencio vaticano

El pasado día 5, Eugenio Scalfari, el comunista ateo fundador de La Repubblica y amigo personal de Francisco volvió a atribuir al Papa en el citado diario opiniones heréticas, sin que la Santa Sede haya vuelto a emitir desmentido alguno.

“Era un hombre hasta que fue depositado en el sepulcro por las mujeres que dispusieron su cadáver”, entrecomilla Scalfari el pasado 5 de noviembre, en la página 35 de La Repubblica, atribuyendo estas palabras al Papa. “Aquella noche en el sepulcro el hombre desapareció y de aquella gruta surgió en la apariencia de un espíritu que se reunió con las mujeres y los Apóstoles, conservando aún la sombra de la persona y luego desapareció definitivamente”.

Scalfari insiste, pues, en el desarrollo de la herejía kenótica que achaca al Santo Padre, según la cual Jesucristo habría sido Dios solo en la Encarnación y a partir de la Resurrección, siendo solo hombre el resto de su paso por la tierra.

El pasado 8 de octubre, en su artículo titulado “Sínodo, Francisco y el espíritu de la Amazonía”, Scalfari afirmó “quien ha tenido, como a mí me ha ocurrido varias veces, la fortuna de encontrarlo y hablarle con la máxima confidencia cultural, sabe que el Papa Francisco concibe a Cristo como Jesús de Nazaret, hombre, no Dios encarnado. Una vez encarnado, Jesús deja de ser un Dios y se transforma hasta su muerte en la cruz un hombre”.

“Cuando me ha sucedido discutir estas frases, el Papa Francisco me dijo: ‘[Estas frases, Ndr] son la prueba de que Jesús de Nazaret una vez hecho hombre, aunque un hombre de excepcional virtud, no era completamente un Dios’”, escribió en su texto del 8 de octubre.

Un día después, en un comunicado emitido este 9 de octubre por el Vaticano, el portavoz vaticano Matteo Bruni señaló que “como ya se ha afirmado en otras ocasiones, las palabras que el doctor Eugenio Scalfari atribuye entre comillas al Santo Padre durante los coloquios que con él ha tenido, no pueden ser consideradas como un relato fiel de lo que efectivamente dijo, sino que representan una personal y libre interpretación de lo que ha escuchado, como parece del todo evidente por lo que está escrito hoy sobre la divinidad de Jesucristo”.

Muchos entonces se preguntaron cómo en un asunto tan escandaloso, referido al Vicario de Cristo y publicado por quien es, además de su amigo personal y confidente habitual, un renombrado periodista que escribe en el segundo diario de Italia por tirada, no había habido aclaración alguna por parte del propio Francisco, e incluso por qué el desmentido no incluía la versión auténtica de las supuestas declaraciones.

En esta ocasión, hasta ahora, ni siquiera ha habido comentario alguno por parte de la Santa Sede.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *