Salesianos en Italia se acercan a los niños y adolescentes con un oratorio móvil

Brindar a los niños y adolescentes espacios para el buen aprovechamiento del tiempo libre es uno de los objetivos de los salesianos para educar buenos cristianos y honrados ciudadanos, una misión que llevó a San Juan Bosco a fundar la congregación.

Este es el principal propósito de «L’Busse», un bus de dos pisos, al estilo londinense, que fue puesto en marcha como oratorio móvil en la ciudad de Prato, en la región italiana de Toscana, el verano pasado, bajo la iniciativa del oratorio Santa Ana.

Educadores y voluntarios salieron en búsqueda de jóvenes y niños para ofrecerles un espacio para el buen aprovechamiento del tiempo libre, a través de la música, el juego y el desarrollo de diferentes actividades culturales con cuentos de hadas.

«Para los niños y adolescentes que participaron en nuestras veladas, propusimos una atmósfera encantada de algunos personajes de cuentos de hadas, un ejemplo de libertad para todos (…) Volver a soñar, a creer en algo es ya un acto de libertad. Vivimos un tiempo en donde se ha extinguido el deseo de cambiar, está el temor a lo diferente, y por este motivo, a menudo, estamos tristes y permanecemos solos.

Gracias a la tenacidad de Alicia y las adversidades de Pinocho, quisimos mostrarles que es bueno salir al mundo, enfrentar los obstáculos y superarlos. Y también para descubrir lo buenos, los que a primera vista consideramos malos», comentó Elena, una de las promotoras del proyecto, quien fue citada por ANS.

El proyecto cuenta con un importante apoyo por parte de los Salesianos para lo Social – Federación SCS/CNOS (Servicio Civil y Social – Centro Nacional de Obras Salesianas), que es una asociación sin ánimo de lucro impulsada por los Salesianos en Italia, constituida en el año 1993 con el objeto de apoyar la dimensión pastoral y educativa con las nuevas generaciones más necesitadas, todo inspirado por el carisma de San Juan Bosco, que llama a los salesianos a «ser en la Iglesia un signo y portador del Amor de Dios a los jóvenes, especialmente a los más pobres», como está indicado en las constituciones de la Congregación.

Una iniciativa similar también puso en marcha la fundación salesiana en la población de Locri, al sur de Calabria, Italia, con el «Don Bosco Bus», un microbús que todos los días lleva a los niños y adolescentes que viven en las periferias, donde hay escases de servicios educativos esenciales, al Oratorio Salesiano local.

En el oratorio nos niños pueden jugar con tranquilidad y participar de diferentes actividades, sobre todos de los espacios de formación espiritual, protegiéndolos de modelos negativos, como la delincuencia, presente en las periferias.

«Se les acompaña al Oratorio, un lugar donde pueden jugar con tranquilidad y seguridad, siguen los entrenamientos, participan en la formación de grupos y en la formación espiritual. De esta manera, el Oratorio Salesiano de Locri quiere dar respuesta concreta a la situación del lugar», dice Don Mimmo Madonna, salesiano promotor de esta iniciativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *