¿Sabes cómo ayudar ante un embarazo imprevisto? Este curso te dará las pautas

Aciprensa

 

 

La asociación pública de fieles Spei Mater, de ayuda a mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad, ha lanzado unas jornadas de formación para quienes deseen saber más sobre cómo asistir y acompañar a estas madres durante el embarazo imprevisto.

 

Las sesiones tendrán lugar en la Universidad Católica de Valencia (UCV) el 11 y 12 de enero y se enmarcan dentro del “Proyecto Ángel”, en el que la asociación pública de fieles orientada a la defensa de la vida pretende preparar a laicos y sacerdotes que, por su actividad profesional o apostólica, “necesitan formación para afrontar con criterio este tipo de situaciones” o que en “encuentran personas vinculadas en su entorno con embarazos imprevistos”.

 

Según explican, “en conexión con otras instituciones de la Iglesia, la asociación ofrece atención integral a las mujeres”, a las que acompaña “también desde la fe durante su gestación”.

 

Spei mater está presente en más de 30 diócesis en España, “siempre con la autorización del Obispo correspondiente” y cuenta con tres proyectos principales.

 

El “Proyecto Ángel” se centra en el acompañamiento a mujeres con un embarazo imprevisto o en dificultad y, según afirman, acogen “a la persona en todas sus dimensiones, material, psicológica y espiritual desde la fe”.

 

El “Proyecto Raquel” acompaña a la persona en su proceso de sanación y reconciliación después de un aborto provocado y se lleva a cabo mediante “una atención individualizada a través de una red diocesana de sacerdotes, consejeros, psicólogos y psiquiatras”.

 

El tercer proyecto son las “Parroquias por la vida”, que ofrecen recursos para que “la pastoral provida sea pastoral ordinaria de la Iglesia y las parroquias sean ‘oasis’ de vida y misericordia”. Este proyecto comprende iniciativas como la organización de semanas por la vida, Misas y vigilias por la vida, y con la colaboración para que “sea conocido el magisterio de la Iglesia en cuestiones de vida y dignidad y que haya una “gran oración por la vida que abarque al mundo entero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *