Respaldado por NARAL: Joe Biden, que no veía el aborto «como un derecho»

Fuente: Actuall / Aciprensa / Traducción Diego López Marina / CNA

NARAL Pro Choice America, el principal representante del lobby del aborto en Estados Unidos, decidió respaldar oficialmente la candidatura presidencial de Joe Biden, del Partido Demócrata.

“NARAL Pro-Choice America y nuestros 2,5 millones de miembros están comprometidos a impulsar al vicepresidente Biden a la victoria este noviembre y trabajar con su administración para proteger y expandir el acceso a la atención del aborto y el control de la natalidad”, indicó un comunicado del presidente de NARAL, Ilyse Hogue, anunciando el endoso el 27 de julio.

Una presidencia de Biden “representaría la libertad sobre el deseo de Donald Trump de controlar a las mujeres” y “detendría la peligrosa agenda política anti-elección [NdR: contraria al aborto] de Trump cuando hay tanto en juego”, dijo.

En 2003, mientras aún servía en el Senado de Estados Unidos, Biden recibió una calificación de 36% de NARAL. En 2007, su último año completo como senador antes de ser elegido vicepresidente, Biden recibió una calificación de 75% de NARAL, aunque había recibido calificaciones perfectas de 100% en 2004, 2005 y 2006. Esos años incluyeron una votación nominal sobre una legislación sobre aborto.

En junio de 2019, NARAL emitió un comunicado criticando a Biden por su apoyo a la Enmienda Hyde, que prohíbe el uso de fondos de los contribuyentes para abortos. Hogue dijo en ese momento que “no había una excusa política o ideológica para el apoyo de Joe Biden a la Enmienda Hyde, que se traduce en discriminación contra las mujeres pobres y las mujeres de color liso y llano”.

Hogue agregó que el apoyo de Biden a Hyde “pone en peligro aún más a las mujeres y las familias”, y que la protección contra el aborto es uno de los «valores fundamentales» del Partido Demócrata.

Poco después de la declaración de NARAL, Biden dio un vuelco a su apoyo durante décadas a la Enmienda Hyde y anunció que se oponía a esa política.

El largo viaje de Biden sobre el aborto

El respaldo de NARAL a Biden es otro hito en el viaje del candidato demócrata hacia el pleno apoyo al aborto.

Poco después de la decisión Roe vs Wade de 1973 de la Corte Suprema, Biden declaró que creía que la corte fue “demasiado lejos” en su decisión de legalizar el aborto.

En las siguientes décadas, los votos y opiniones provida de Biden continuaron. Prestó su nombre a la “Enmienda Biden”, que prohibió el uso de fondos federales para investigación biomédica que involucra aborto o esterilización involuntaria en 1981. En 1984, Biden votó a favor de la Política de la Ciudad de México, que prohíbe el uso de dinero de ayuda federal para pagar para abortos.

Biden votó repetidamente a favor de la Enmienda Hyde, y en 1995 y 1997 votó para prohibir la técnica de aborto tardío.

En 2003, rompió con los miembros demócratas del Senado y votó nuevamente por la prohibición del aborto por nacimiento parcial, lo que ayudó a aprobar ese proyecto de ley.

Tres años después, en 2006, Biden le dijo a Texas Monthly en una entrevista que no veía «el aborto como una opción y un derecho”, y que lo consideraba “siempre una tragedia”.

Biden, en 2006, dijo que creía que el aborto debería ser “raro y seguro”, y sugirió que “deberíamos centrarnos en cómo limitar el número de abortos”.

En 2012, cuando se postuló para un segundo mandato como vicepresidente, Biden declaró durante el debate vicepresidencial que su doctrina social personal ha sido “particularmente informada” por su fe católica.

“Con respecto al aborto, acepto la posición de mi Iglesia de que la vida comienza en la concepción”, dijo Biden. “Ese es el juicio de la Iglesia. Lo acepto en mi vida personal. Pero me niego a imponerlo a cristianos, musulmanes y judíos igualmente devotos y, simplemente, me niego a imponer eso a otros”, añadió.

La Plataforma Democrática 2016 incluyó, por primera vez, un tablón en su plataforma comprometiéndose a revocar la Enmienda Hyde.

Para 2019, Biden, defendiéndose contra la senadora Kamala Harris durante un debate demócrata sobre candidatos presidenciales, declaró que creía que el aborto era un “derecho constitucional”.

“Lo he apoyado y continuaré apoyándolo y, de hecho, me moveré como presidente para asegurarme de que el Congreso legisle que esas son también las leyes”, dijo Biden.

Biden, quien ha convertido su catolicismo en un tema de campaña, se ha enfrentado repetidamente con las autoridades de la Iglesia por su creciente apoyo al aborto.

En octubre de 2019, se le negó la Comunión en una iglesia católica en Carolina del Sur. El sacerdote negó la Comunión de Biden de acuerdo con una política diocesana de 2004 que prohíbe que los políticos que han apoyado la protección legal para el aborto reciban la Eucaristía.

“Los funcionarios públicos católicos que constantemente apoyan el aborto a petición están cooperando con el mal de manera pública. Al apoyar la legislación proaborto, participan en el pecado grave manifiesto, una condición que los excluye de la admisión a la Sagrada Comunión, siempre y cuando persistan en la posición proaborto”, dice un decreto de 2004 firmado conjuntamente por los obispos de Atlanta, Charleston y Charlotte.

En el momento en que se le negó la Comunión a Biden, su sitio web declaró que una de sus prioridades como presidente sería “trabajar para codificar Roe vs Wade” en la ley federal, y que “su Departamento de Justicia hará todo lo que esté a su alcance para detener la erupción de las leyes estatales que violan tan abiertamente el derecho constitucional al aborto”, incluidas las leyes que requieren períodos de espera, ultrasonidos y notificación a los padres del aborto de una menor.

“El vicepresidente Biden apoya derogar la Enmienda Hyde porque la atención médica es un derecho que no debe depender del código postal o de los ingresos”, decía su sitio web.

Más recientemente, Biden prometió revocar las protecciones de libertad religiosa y obligar a la Congregación de las Hermanitas de los Pobres y grupos similares a proporcionar anticonceptivos, esterilizaciones y abortivos a través de la cobertura de salud de los empleados.

A principios de este mes, después de un fallo de la Corte Suprema que confirmaba una orden ejecutiva de la administración de Donald Trump que brindaba protección de conciencia para el llamado mandato anticonceptivo, Biden expresó su “decepción” en la decisión del tribunal y su desacuerdo con la exención para las hermanas, y agregó que allí hay “un camino claro para solucionarlo: elegir un nuevo presidente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *