Religiosa estadounidense promueve a través de internet la meditación sobre la inevitabilidad de la muerte

Una joven religiosa estadounidense, la Hna. Theresa Aletheia Noble, FSP, ha desarrollado un inusual apostolado a través de Internet y las redes sociales: invitar a las personas a meditar sobre su propia muerte y preparar de esta manera su encuentro definitivo con Dios. En lugar de significar un pensamiento triste o pesimista, la propuesta busca llevar esperanza en la salvación y alimentar la vida espiritual con un llamado constante a la santidad. El éxito de su iniciativa la ha llevado a preparar la publicación de dos libros.

En entrevista con CNA, la religiosa explicó cómo su inspiración viene directamente del fundador de las Hijas de San Pablo, comunidad a la que pertenece, Beato Jaime Alberione. El sacerdote mantenía una calavera en su escritorio para recordar la inevitabilidad de la muerte y la entonces aspirante se propuso algún día imitar su ejemplo. En un retiro espiritual, años después, vio a un sacerdote portar una pequeña escultura en forma de calavera, así que resolvió tomar una calavera decorativa de cerámica como instrumento para meditar sobre la muerte. Poco después creó a etiqueta #MementoMori y comenzó a publicar reflexiones en las redes sociales.

“No estamos meditando solamente en la realidad de la muerte, sino sobre la victoria de Cristo sobre la muerte”, explicó la Hna. Noble a CNA. “Santo Tomás escribió que ‘Cristo murió para que, al morir, pudiera librarnos del temor a la muerte”. Por este motivo la práctica de meditar sobre la muerte desde una perspectiva cristiana “nos ayuda a realizar ese viaje desde el miedo hacia la esperanza”.

A pesar de parecer una iniciativa muy sencilla, la campaña #MementoMori ha tenido notables frutos espirituales para muchas personas que ahora imitan la práctica. “Un hombre me dijo que había estado sufriendo de insomnio y un serio caso de ansiedad y había dejado de ir a la Iglesia”, relató la religiosa. “Pero un domingo decidió ir después de ver uno de mis ‘tweets’. Cuando entraba en el templo, el sacerdote estaba diciendo una frase exacta del pasaje de la Biblia que había publicado antes. El hombre sintió que Dios le hablaba en ese momento”. Por este motivo regresó a la práctica religiosa y comenzó a meditar sobre la muerte; de esta manera, sin proponérselo, dejó de padecer insomnio. “Dios puede obrar poderosamente en la vida de las personas a través del memento mori”.

La Hna. Nobel prepara actualmente un diario sobre la meditación sobre la muerte y un devocional especialmente diseñado para el tiempo litúrgico de Cuaresma y reporta que su propia vida espiritual ha mejorado desde que introdujo la práctica del memento mori. “Todos pensamos que viviremos hasta la ancianidad, pero la muerte puede llegar en cualquier momento”, recordó. “La santidad se hace más urgente al contemplar el hecho de que la muerte es tanto inevitable como impredecible”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *