Recensión: : Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 – Cien años de eternidad

Fuente: Eleuterio Fernandez / infoCatólica

 

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 – Cien años de eternidad, de Eleuterio Fernández Guzmán

Título: Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 – Cien años de eternidad

Autor: Eleuterio Fernández Guzmán.

Editorial: Create Space (Amazon)

Páginas: 432

Precio aprox.: 10,03 € en papel – 1 € formato electrónico.

ISBN: 979-8640981841

Año edición: 2020

Los puedes adquirir en Amazon .

“Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 – Cien años de eternidad” – de Eleuterio Fernández Guzmán

Sin duda alguna, hay fechas determinadas que, en la vida de una persona, son de las que se llaman “redondas”. Así, cuando uno cumple 10 años, 20, 30 o, en fin, 90. Y lo mismo pasa con el caso del libro que hoy traemos aquí.

Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica, cumple este año 2020, en concreto el próximo 9 de agosto, 100 años. Bueno, en realidad, los cumpliría de no haber sido llamado a su Casa por Dios un 3 de noviembre de 1971, como vemos, hace ya unas cuantas décadas. De todas formas, estamos seguros de que en el Cielo habrá gran fiesta cuando llegue ese día y Lolo, ya liberado de dolores y sufrimientos físicos, se dedicará a hacer lo que mejor supo hacer siempre: estar alegre y ser un hombre, ahora alma inmortal, valiente como él solo.

Pues bien, el que esto escribe conoció a Lolo hace ya unos años. No son muchos porque, lo ideal hubiera sido conocerlo en vida pero no siempre las cosas son como queremos que sean. Por eso hay conformación en esto, en la circunstancia de haberlo conocido a través de sus escritos (libros, artículos en prensa, etc.) pero, sobre todo, a través de su vida espiritual que era, y es, de las grandes y más.

A lo largo de estos años, he ido escribiendo algunas cosas sobre el Beato de Linares (Jaén, España) Las mismas se han ido transformando en libros publicados acerca de este gran espíritu y gran alma.

Pues bien, el libro que presento hoy es el fruto de todo eso. Es decir, se trata de una recopilación de casi todo lo escrito para Lolo y por Lolo, que de todo hay.

Alguien podría decir que esto no es más que un refrito y ya está. Y no lo puedo negar pero… a falta de producción nueva que poder ofrecer a posibles y presuntos lectores, quien quiera conocer algo a Lolo o, al menos, lo que nuestro Beato ha podido influenciar espiritual en quien esto escribe tendrá que atenerse a lo que aquí se presenta hoy.

Como abajo se puede ver, en el Índice, hay un poco de todo: obras de las llamadas de piedad popular (trecena, vía crucis), otras para acercarse a lo que escribió Lolo, un repaso anual, día a día, con su santoral, con citas de nuestro amigo Manuel o, en fin, un ensayo acerca de algo que tan intrínsecamente unido está a Lolo: el sufrimiento. Incluso alguna oración que bien merece estar aquí puesta.

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que este pequeño homenaje que hago, personalmente, a Lolo, es poca cosa y que si lo pusiéramos en una balanza en la que, en la otra parte de la misma, dejamos caer un solo pensamiento de Lolo… en fin, la parte de esta balanza con lo que Lolo podría decir pesaría infinitamente más que todo lo que el que esto escribe haya podido decir acerca de un amigo como Lolo. Y no es, esto, falsa humildad sino simple reconocimiento de las cosas.

De todas formas, esto lo ofrezco, el esfuerzo de todos estos años y lo que tenga que venir, lo ofrezco, digo, por todos aquellos que aún no conocen a Lolo. Dios quiera remediar esto, es lo que pido.

Y como todo esto se trata de lo que se trata, nada mejor que terminar con una oración. Está en el libro y, sin duda, vale la pena:

ACCIÓN DE GRACIAS POR MANUEL LOZANO GARRIDO, LOLO

“Padre, te damos gracias por encontrarnos con tu Amor extremo a través de la vida de ‘Lolo’.

Te damos gracias porque por tu Espíritu imprimiste en él la imagen de tu Hijo Jesús.

Te damos gracias por su fe firme, por su amor a la Eucaristía, por su celo apostólico, por la valentía en sus escritos, por su paciencia y testimonio en la enfermedad, por su alegría permanente.

Te pedimos que, imitando sus pasos de cristiano, te hagamos presente en nuestros ambientes y que, con él, nunca dudemos que contamos siempre con la mano suave y firme de nuestra Madre la Virgen María.

Fundación “Lolo”

Y yo, después de esto nada más tengo que decir que sea mejor.

Bueno, algo sí les digo más. Y es que Les pongo el Índice del libro:

Presentación

Linares, agosto de 1920

Piedad popular

Via Crucis

Trecena

Acercarse a Lolo – 1

Acercarse a Lolo – 2

Día a Día con Lolo

Obra y gracia de la evangelización

desde el sufrimiento

Acción de gracias por el

Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Acerca del autor

NOTA: como aquí de lo que se trata es de lo que se trata, quien quiera tener el libro, aunque sea en formato pdf, sólo tiene que decírmelo y, muy gustosamente, se lo envío. Que nadie se avergüence de pedirlo, por favor porque conocer un poco mejor a Lolo vale esa vergüenza que, en este caso, sobra y más que sobra. Y es que ya dijo Jesucristo que es mejor atesorar para el Cielo que para la tierra… y lo otro sobre dar gratis lo que hemos recibido gratis…

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *