Para el tercer mundo, hay que creer en Dios para ser moralmente bueno

InfoVaticana / Carlos Esteban

¿Hay que creer en Dios para ser moralmente bueno? ¿Ayuda, al menos, a ser mejor? En España, más o menos en línea con los países de nuestro entorno, solo un 22% opina que la fe sea importante para una conducta moral, según un reciente estudio del coloso americano de la demoscopia Pew Research.

En los países del Tercer Mundo, creencia en Dios y moral se consideran estrechamente asociadas. En 35 países repartidos por todos los continentes, una media del 45% considera necesario creer en Dios para mantener principios morales. Pero hay grandes diferencias de un lugar a otro.

Así, mientras en las economías emergentes la gente tiende a ser religioso y a pensar que no solo la religión es importante en su vida, sino también en el respeto a los demás, en el mundo rico, el nuestro, la proporción se invierte.

Que el factor principal para creer una u otra cosa parece ser la prosperidad material también se advierte en las diferencias de opinión dentro de los mismos países según los niveles de renta de las personas consultadas: cuanto más rico, en general, menos religioso y menos propenso a asociar religiosidad y principios morales.

Una media del 62% en los países cubiertos por el estudio de Pew asegura que la religión desempeña un papel importante en su vida, mientras que el 53% dice lo mismos sobre la oración.

En el tiempo, desde la publicación de un estudio similar realizado en 1991, el porcentaje de quienes dicen que Dios es importante para su vida ha aumentado en Rusia y Ucrania, mientras que lo contrario ha sucedido en los países de nuestro entorno, Europa Occidental.

En esta región, apenas el 22% admite que la fe en Dios sea necesaria para mantener principios morales, mientras que en Europa Oriental esa media asciende a uno de cada tres, el 33%. Aunque la increencia avanza a buen ritmo en el Viejo Continente, las diferencias representadas por el antiguo Telón de Acero siguen siendo significativas.

La mayoría de los ciudadanos de Europa occidental dicen que la fe en Dios no es necesaria para tener principios morales. De los 13 países encuestados en la Unión Europea, Grecia tiene el mayor porcentaje de habitantes que unen la fe en Dios con la moral (53%), seguido de cerca por Bulgaria (50%) y Eslovaquia (45%). Sin embargo, en muchos países del continente europeo, son pocos quienes creen necesario creer en Dios para tener principios morales, solo el 9% en Suecia, el 14% en la República Checa y el 15% en Francia.

Menos de la mitad en Canadá y Estados Unidos dicen que la fe en Dios es necesaria para tener principios morales (26% y 44%, respectivamente).

Por el contrario, casi todos los encuestados en Indonesia y Filipinas (96% cada uno) ven un vínculo entre la fe en Dios y tener principios morales. Y casi ocho de cada diez (79%) en India dicen lo mismo. Pero en Extremo Oriente, los surcoreanos están algo divididos sobre la cuestión (el 53% dice que es necesario, el 46% dice que no), mientras que las proporciones más reducidas en este sentido corresponden a Japón (39%) y Australia (19%).

Entre los encuestados en Oriente Medio y Norte de África, al menos siete de cada diez en el Líbano (72%), Turquía (75%) y Túnez (84%) piensan que es necesario creer en Dios para poseer principios morales. Los israelíes están divididos en esta cuestión, con el 48% de la población en cada sector de opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *