Papa Francisco: «el problema de Benedicto son las rodillas, no la cabeza»

En su habitual encuentro con los medios de comunicación en el avión que le llevaba de vuelta a Roma tras su viaje a Rumanía, el papa Francisco ha asegurado que cada vez que se encuentra con Benedicto XVI «siento la savia de las raíces que me vienen y me ayudan a seguir adelante»

El Pontífice respondió a una pregunta de Eva Fernández, periodista de la cadena Cope: Santo Padre, ayer en el encuentro con los jóvenes y las familias ha insistido de nuevo en la importancia de la relación entre los abuelos y los jóvenes a fin de que los jóvenes tengan raíces para ir hacia adelante y los abuelos puedan soñar. Usted no tiene una familia cercana, pero ha dicho que Benedicto XVI es como tener un abuelo en casa. ¿Aún lo ve así?

Y más. Cada vez que voy donde él a visitarlo lo siento así, le tomo la mano y le hago hablar. Habla poco, habla despacio, pero con la misma profundidad de siempre, porque el problema de Benedicto son las rodillas, no la cabeza. Tiene una gran lucidez.

Sintiéndolo hablar me vuelvo fuerte, siento la savia de las raíces que me vienen y me ayudan a seguir adelante. Siento esta tradición de la Iglesia que no es una cosa de museo la tradición. La tradición es la raíz que te dan el zumo para crecer, y tú no serás como la raíz, no; tú florecerás, el árbol crecerá y dará los frutos, y las semillas serán las raíces para los demás. La tradición de la Iglesia está siempre en movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *