Papa Francisco anima a perdonar durante esta Cuaresma

Aciprensa

 

Durante la Misa celebrada este lunes 18 de marzo en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco animó en esta Cuaresma a imitar la misericordia del Padre para no juzgar a los otros, no condenar y perdonar.

En su homilía, el Santo Padre profundizó en el pasaje del Evangelio de San Lucas del capítulo 6 en el que Jesús indica la importancia de ser compasivos, por lo que el Papa aconsejó que “para no equivocarse” en la vida es necesario imitar a Dios.

Tres consejos prácticos

En el Evangelio Jesús exhorta a no juzgar, a no condenar y a perdonar. El Papa Francisco señaló que sobre todo el juzgar “es un mal hábito” del cual es importante abstenerse, sobre todo en este tiempo de Cuaresma.

“Es un hábito que se mete en nuestras vidas incluso sin que nos demos cuenta”, alertó el Papa quien invitó a pensar “cuantas veces al día juzgamos” y a examinar nuestros comentarios porque “no debemos juzgar”.

Y finalmente, el Santo Padre alentó a “perdonar, aunque sea ‘tan difícil’, porque nuestras acciones le dan a Dios la medida de cómo debe hacer con nosotros”.

En esta línea, el Pontífice explicó que la generosidad permite renunciar al chismorreo en el cual “juzgamos continuamente, condenamos continuamente y difícilmente perdonamos”.

Por ello, el Papa invitó a ser generosos al dar. “El Señor nos enseña: ‘Den’. ‘Den y te será dado’. No sean ‘bolsillos cerrados’; sean generosos al dar a los pobres, y también a quienes necesitan muchas cosas: dar consejos, dar sonrisas a las personas, sonreír. Siempre den, den”.

“El Señor será generoso: nosotros damos uno y Él nos dará cien de todo lo que damos. Y esta es la actitud que blinda para no juzgar, no condenar y perdonar”, explicó el Papa.

Por último, el Santo Padre destacó la importancia de la limosna, “pero no solo la limosna material, sino también la limosna espiritual; perder el tiempo con alguien necesitado, visitar a una persona enferma, sonreír”.

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Lucas 6:36-38

36 «Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo.
37 No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados.
38 Dad y se os dará; una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos. Porque con la medida con que midáis se os medirá.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *