Otra chorrada más y por los aires


Pues resulta que todo un señor obispo francés, monseñor Xavier Malle, obispo de la diócesis de Gap y Embrun, ante la falta de vocaciones sacerdotales y religiosas en su diócesis, no ha tenido mejor ocurrencia que saltar en paracaídas como gesto que anime a los jóvenes a acudir a los seminarios o a los conventos. A mí esto me parece simplemente una chorradita.

La cosa es mucho más simple. Uno se hace una lista con los seminarios y noviciados con más vocaciones y pregunta qué está pasando y qué andan haciendo. Me apuesto unas yemas de Santa Teresa a que no encuentra a un solo obispo, formador, madre superiora pegando saltitos en paracaídas.

No me imagino yo al bueno de D. Marcelo en esas historias, ni a sor Verónica lanzada en paracaídas con hábito vaquero y todo. No me parece que las hermanas “café con leche” de Galapagar se dediquen a esas cosas ni que ese sea su gancho para atraer a las jóvenes. Por eso digo que me parece una bobada, pero sin mayor importancia.

El problema es que se hace muy duro reconocer la verdad de las cosas. Y la verdad es que los pocos sitios que siguen conservando y atrayendo jóvenes manejan las mismas cartas: formación seria y tradicional, vida espiritual intensa, exigencia fuerte de entrega total y disponibilidad absoluta ante Dios.

También funcionan otras cosas. Por ejemplo, y siempre, la adoración eucarística, clave en el espectacular aumento de vocaciones de, por ejemplo, la diócesis francesa de Fréjus-Toulon. Me contaban de un obispo que, ante la falta de vocaciones en su diócesis, y no sabiendo qué hacer, decidió pasar dos noches por semana en oración en su capilla privada pidiendo esta gracia. Llegaron vocaciones para la diócesis y para repartir.

Comprendo que tiene que ser duro reconocer, después de tantos años, que los planes del compartir, la jornada, la salida, las misas de kumbayá y la liturgia alternativa, unidos a la desaparición del pecado, la abolición del sexto mandamiento y todo vale y sé feliz, han dado resultados del todo descriptibles. Y tiene que ser no digo duro, durísimo, agachar la cabeza y marchar a preguntar en Toledo, en Córdoba, en Galapagar o La Aguilera cuál es su secreto, que no tiene nada de secreto por otra parte.

Lo que pasa es que, tras años y años de experimentos, cuando uno lleva toda su vida en la dinámica del catolicismo alternativo, no es fácil bajarse del burro, vestirse de saco y ceniza y pedir perdón.

Por otro lado, vivimos en la Iglesia del lío, lo asombroso, lo novedoso, maravilloso, pasmoso, asombroso, prodigioso y portentoso y no digo milagroso porque nosotros, los modelnos, no creemos en esas cosas. Y claro, en una Iglesia así, de vez en cuando hay que hacer algo. ¿Qué podemos hacer?

Aquí se abre la cosa de la originalidad, que no se trata de ponerse a rezar como siempre, que, a lo mejor, por otra parte, viene a ser lo más original. Se trata de conseguir las más novedosas y epatantes novedades. Pues nada, lo del paracaídas, que, curiosamente, ya había utilizado su antecesor para promover una de las JMJ, con tal éxito, que este, otra vez, por los aires.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *