Nicaragua: gritos y violencia en la Catedral de Managua en el funeral del P. Cardenal

Fuente: Fides.org

Los partidarios del gobierno nicaragüense de Daniel Ortega invadieron la catedral de Managua ayer poco antes del funeral de Ernesto Cardenal, el sacerdote y poeta que murió el domingo 1 de marzo a la edad de 95 años, perturbando toda la celebración e impidiendo a los periodistas transmitir lo sucedido.

El sacerdote y poeta fue ministro de cultura durante la revolución sandinista (1979-1990), dirigida por el actual presidente Daniel Ortega, pero luego se convirtió en su crítico más acalorado y lo acusó de «dictadura» por haber tomado el poder después de su regreso al gobierno en 2007.

Fue uno de los críticos más fuertes de la administración Ortega, razón por la cual el régimen había orquestado una persecución política contra él en los últimos años. Su decisión política le costó la suspensión «a divinis» en 1985 decretada por Juan Pablo II y revocada por el Papa Francisco el 17 de febrero de 2019, a petición suya y dada su edad avanzada.

Más de cien personas con uniformes, pañuelos rojos y negros (los colores del frente sandinista) reunidos en la Catedral donde estaba programado el funeral, comenzaron a gritar «traidor» contra el difunto.

Luego hostigaron a algunas personalidades presentes, como la escritora Gioconda Belli, además de golpear y atacar a cinco periodistas que debían informar sobre la ceremonía.

«Siento mucha indignación por lo ocurrido hoy en la Catedral de Managua en las exequias de P. Ernesto Cardenal. Irrespeto total. De nuevo las turbas de la dictadura muestran su fanatismo y su violencia. Mi solidaridad con las personas y los periodistas agredidos. ¡Basta de irracionalidad!», son las palabras del obispo auxiliar de Managua, monseñor José Silvio Báez, publicadas en Twitter luego de conocer lo sucedido.

Aunque «las turbas» robaron el equipo de los periodistas para filmar, se transmitieron videos cortos de los presentes en las redes sociales.

Los intentos del arzobispo Waldemar Stanislaw Sommertag, nuncio apostólico, de calmar a los grupos que gritaban para poder celebrar el funeral con el debido respeto no tuvieron éxito. Sin embargo, la misa se celebró, aunque a menudo interrumpida por gritos y consignas, presidida por el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, concelebrando el nuncio apostólico y el obispo de la diócesis de Matagalpa, Mons. Rolando Álvarez, quien dijo la homilía.

Ante la creciente tensión, el ataúd del poeta fue sacado de la iglesia inmediatamente después de la conclusión de la misa, pasando no por la puerta principal de la Catedral sino por una salida lateral, acompañado por los gritos de la multitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *