Lunes Santo | 2020 «No hay Dios fuera de ti»

Gracias te damos, Señor Dios omnipotente,
el que eres y el que eras,
porque has asumido el gran poder
y comenzaste a reinar. (Ap 11)

Tanto Ben Sirá (Sirácida o Eclesiástico) como Jeremías, mencionan el castigo de los enemigos de Dios.

Sirácida dice: “Como les mostraste tu santidad al castigarnos, muéstranos así tu gloria castigándolos a ellos; para que sepan, como nosotros lo sabemos, que no hay Dios fuera de ti“

Dice Jeremías: “Pero tu, Señor, juzgas rectamente, escudriñas las entrañas y el corazón; veré tu venganza contra ellos, porque a ti te he encomendado mi causa”

Más, en Ezequiel encontramos: – “Por mi vida -oráculo del Señor- que yo no me complazco en la muerte del malvado, sino en que el malvado cambie de conducta y viva“

Quiere ésto decir que Dios castiga y lo hace para que vivamos.

Se trata de que se establezca “la salud y el poderío, y el reinado de nuestro Dios,y la potestad de su Cristo»(Ap 11) no por el castigo en si, sino porque el mismo implica Misericordia.

“Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado Jesucristo” (Jn 17, 3)

Una vez fuimos enemigos de Dios, sin embargo, todavía Dios tiene enemigos que serán castigados.

En su Misericordia, Dios triunfa, en quien acoge la corrección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *