Los cruzados LGBT han ido demasiado lejos. La gente está empezando a alejarse

Las cosas no se ven bien para el movimiento LGBT, ya que en el 2016 los hombres «aliados» representaban el 62% y en el 2018 se redujo al 35%. Para las mujeres «aliadas» el apoyo cayó del 65% en 2016 al 52% en 2018.

Como lavan el cerebro a niños para aceptar valores seculares y anti-familiares

La encuesta de Accelerating Acceptance de la organización de monitoreo de medios LGBT, GLAAD descubrió recientemente una caída dramática en la «aceptación LGBT» entre los adultos jóvenes de 18 a 34 años. Sorprendidos, los activistas LGBT inmediatamente culparon a «un aumento de la retórica de odio en nuestra cultura», pero una explicación más probable es que las consecuencias del movimiento LGBT han llegado a sus hogares y los efectos negativos resultantes en contra de los derechos de las mujeres, en la salud infantil y en las protecciones de la Primera Enmienda son demasiado evidentes para ignorarlas.

El Informe de Accelerating Acceptance del 2019 preguntó a los adultos estadounidenses qué tan cómodos se sentirían en una variedad de interacciones sociales con personas identificadas como LGBT. Los participantes del estudio analizaron 7 escenarios, incluyendo saber sorpresivamente que su hijo tuvo una lección sobre la historia LGBT en la escuela, enterarse de que un miembro de su familia es LGBT y descubrir que el maestro de su hijo es LGBT.

Los encuestados que declararon que estaban «muy» o «algo» cómodos en los 7 escenarios relacionados con LGBT fueron clasificados como «aliados» por GLAAD. Fue la categoría de «aliado» la que tuvo mayor éxito en la encuesta. En la encuesta GLAAD del 2016, el 62% de los hombres jóvenes de entre 18 y 34 años fueron clasificados como «aliados»; en 2018, ese número se redujo a solo el 35%. Para mujeres de 18 a 34 años, el número de «aliados» cayó del 65% en 2016 al 52% en 2018. Si se supone que los jóvenes son los partidarios más firmes de todas las cosas LGBT, entonces las cosas no se ven muy bien para el movimiento.

La encuesta de GLAAD ha registrado las actitudes estadounidenses hacia las personas identificadas LGBT desde 2016, un año después de que el «matrimonio» del mismo sexo fuera legalizado por la Corte Suprema. Ese fue el año en que el lobby LGBT entró completamente en modo T, canalizando todo su dinero y organizando su influencia en la «inclusión» transgénero.

Los viejos eslogan de igualdad de derechos se volvieron a poner en práctica, esta vez con el objetivo de convencer a todos de que creyeran que es una forma de intolerancia reconocer con precisión el sexo de una persona. Pero cuando «Love is Love» se desvaneció en «Transwomen are Women», sucedió algo más: comenzaron a hacerse palpables las consecuencias. Montones y montones de esas consecuencias.

Regía la ley de Obama sobre los baños transgéneros, cuando muchos de nosotros nos dimos cuenta de que «inclusión» significaba tener niños en los vestuarios de nuestras hijas. Luego descubrimos que la «diversidad» requiere que el tiempo de cuentos infantiles para niños sea dirigido por Drag Queens. ¿Y quién podría olvidar los titulares que exclaman «los hombres también pueden quedar embarazados»? Privacidad, decencia y ciencia, reducidas todas a la vez.

De hecho, se podría hacer una búsqueda rápida en Google y encontrar miles de incidentes que deberían sacar a cualquiera de su sueño de «diversidad» e «inclusión»: está el hombre canadiense, que finge que es una mujer, que ha presentado quejas de derechos humanos contra varias esteticistas que (¡con razón!) se niegan a depilarle los genitales.

Está el especialista en género de California que está remitiendo a las chicas de 13 años para doble mastectomías «afirmadoras de género». Está la única lesbiana en la comisión LGBT de la ciudad de Baltimore que perdió su puesto después de declarar que los violadores nunca deberían ser alojados en las cárceles de mujeres y está la maestra de francés de Virginia que fue despedida por negarse a usar los «pronombres preferidos» por sus alumnas.

Está también la levantadora de pesas femenina de Samoa quien perdió su apuesta por el oro en los Juegos del Pacífico de 2019 cuando un hombre que se identificaba como mujer superó su marca.

Las consignas curiosas no pueden resistir las consecuencias reales que, en algunos casos, han destruido por completo la vida de las personas. El hecho es que cada vez es más difícil demostrar que el movimiento LGBT trata de la igualdad de derechos y es cada vez más fácil señalar cómo este movimiento erosiona muchos derechos.

Si las acciones dicen más que las palabras, entonces es obvio que a este movimiento no le pueden importar menos las mujeres y las niñas, los niños que llegan a la edad adulta saludable o nuestras preciadas libertades de la Primera Enmienda.

Pero la CEO y presidenta de GLAAD, Sarah Kate Ellis, no está interesada. Aunque estoy totalmente de acuerdo con Ellis en que el movimiento LGBT ha dado por sentado que los jóvenes son «un faro de valores progresitas», el resto de sus opiniones sobre los resultados de la encuesta es profundamente ingenuo.

El CEO de GLAAD ofrece 2 explicaciones para la caída de los «aliados» LGBT: Primero, Ellis culpa al «factor Trump», alegando que la administración actual ha perpetuado los «ataques retóricos» contra la comunidad LGBTQ. En segundo lugar, Ellis cita algo que llama «factor novedad», que define como la incomodidad que resulta de la falta de familiaridad con las neoidentidades que los adolescentes reclaman, como el género Queer, no binario y pansexual.

Tomemos primero el «factor novedad». No estaré en desacuerdo con Ellis en que los jóvenes de 18 a 34 años podrían sentirse incómodos cuando su compañero de trabajo anuncie los pronombres zie/zir y les pida a todos que finjan que no tiene relaciones sexuales, pero creo que la incomodidad se debe a algo llamado «molestia» o tal vez «exasperación» en lugar de sorpresa. Ser obligado a jugar al juego de la nueva identidad se vuelve un poco agotador, especialmente para aquellos que recientemente han pasado algunos años en un campus universitario.

En cuanto a los llamados «ataques retóricos» a los que Ellis se refirió, comenzaron en 2017, cuando la administración Trump comenzó a trabajar para desenredar los atolladeros legales que el activismo transgénero había creado. Hubo la rescisión de la ley de «los baños transgéneros» de Obama en 2017, que revocó la Orden Ejecutiva que obligó a las escuelas públicas de todo el país a mezclar niños y niñas en los mismos baños o enfrentarse a la pérdida de fondos federales.

Luego, en 2018, la Oficina de Prisiones del Departamento de Justicia adoptó una política que pedía que los reclusos identificados como personas transgénero se alojen según el sexo biológico en las instalaciones penitenciarias federales, aclarando que las reclusas merecen protección de privacidad y seguridad.

En mayo de este año, el Departamento de Salud y Servicios Humanos publicó la propuesta de una regla que eliminaría la «identidad de género» de la definición de sexo en la Ley de Asistencia Asequible (ACA), evitando violaciones de los derechos de conciencia de los profesionales médicos y que les permita negarse a realizar procedimientos de «reasignación de género».

Es revelador, que estos esfuerzos fueron leídos como un «ataque» por GLAAD. Claramente, no les importa ni una pizca la defensa de nivel básico de las distinciones sexuales legales y los derechos de conciencia.

Lo peor de todo es que las personas identificadas por transgénero se están dando cuenta cada vez más de que el movimiento que supuestamente lucha en su nombre los ha dejado fuera de combate. ¿Dónde está la defensa de GLAAD cuando lastiman a los jóvenes que necesitan terapia para recuperarse de años de pretender ser algo que no son?

¿Dónde está la defensa de GLAAD cuando alguien quiere dar vuelta atrás y necesita sanar de cirugías innecesarias? ¿Y dónde está el fondo legal de GLAAD para ayudar a las personas a volver a colocar el marcador de sexo exacto en su identificación? Respuesta: GLAAD no se encuentra por ninguna parte.

Todo ese tiempo, dinero y esfuerzo gastado en inyectar ideas transgénero a la sociedad y la ley solo sirve para erosionar el apoyo a sus acciones a medida que los jóvenes se dan cuenta de que las ideas LGBT tienen graves consecuencias. Por más que lo intentaran, GLAAD nunca puede superar la realidad con un activismo bien financiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *