La Palabra del domingo – 10 de marzo de 2019

Eleuterio Fernández Guzmán

Lc 4, 1-13

“1 Jesús, lleno de Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y era conducido por el Espíritu en el desierto, 2 durante cuarenta días, tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días y, al cabo de ellos, sintió hambre. 3 Entonces el diablo le dijo: ‘Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan.’ 4 Jesús le respondió: ‘Esta escrito: = No sólo de pan vive el hombre.’ = 5 Llevándole a una altura le mostró en un instante todos los reinos de la tierra; 6 y le dijo el diablo: ‘Te daré todo el poder y la gloria de estos reinos, porque a mí me ha sido entregada, y se la doy a quien quiero. 7 Si, pues, me adoras, toda será tuya.’ 8 Jesús le respondió: ‘Esta escrito: = Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto.’ = 9 Le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el alero del Templo, y le dijo: ‘Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo; 10 porque está escrito: = A sus ángeles te encomendará para que te guarden. = 11 Y: = En sus manos te llevarán para que no tropiece tu pie en piedra alguna.’ = 12 Jesús le respondió: ‘Está dicho: = No tentarás al Señor tu Dios.’ = 13 Acabada toda tentación, el diablo se alejó de él hasta un tiempo oportuno.”

COMENTARIO

Ser tentado y (no) dejarse tentar

El Ángel caído por antonomasia, aquel que odia a Dios más que nadie y que busca hacer daño a su descendencia, no podía hacer otra cosa que tratar de que el Hijo del Todopoderoso cayera en sus tentaciones. Era, además, una forma de manifestar un poder que, si bien se le había dado para ser Príncipe del mundo no así, como aquí se ve, parar poder ejercerlo sobre Quien, precisamente, era Enviado del Creador y no iba a consentir según qué cosas.

Jesús, desde que fue bautizado, se deja conducir por el Espíritu Santo lo cual, por otra parte, no es nada extraño por ser Dios quien eso hacía. Sin embargo, es de notar que en cuanto sale del Jordán sabe que debe ir, nada más y nada menos, que al inhóspito desierto.

El desierto, por mucho que se diga, es un lugar no demasiado apto para llevar una vida, siquiera, medianamente admisible. Y es que debe ser duro encontrarse donde no hay, siquiera, agua que lo mantenga vivo a uno. Pero Jesús iba allí, primero, porque así lo determinaba Dios mismo y, luego, porque era un momento muy oportuno para enfrentarse a quien quería hacerle mucho daño.

Este texto habla del diablo, del Mal o, en fin, de quien quiere que el hombre se pierda y sea pasto de la fosa de la que tanto habla el salmista. Sabe tal maléfico ser Quién es Jesús, como no puede ser de otra forma. Sin embargo, como es el gran Tentador, no puede ni quiere dejar de plantearle una serie de propuestas. Y es que si cuela, a lo mejor, se lo lleva a su terreno…

Jesús, sin embargo, tiene las cosas más que claras. No piensa, siquiera piensa, en debatir sobre eso, Quién es Dios y Quién es Él mismo. Y es que cuando entramos en debate con la tentación tenemos los números más altos de caer en su trampa. Y eso no le iba a pasar a Quien había venido al mundo, precisamente (y entre otras cosas) a vencer a la antigua serpiente, a Satanás mismo.

Una a una, sin embargo, se le van planteando las tentaciones a Jesús. Y no son producto de la casualidad o, por decirlo así, de lo primero que se le ocurriera al Enemigo. No. Están más que pensadas y repensadas para hacer caer bajo, muy bajo, al Hijo de Dios que es, precisamente, lo que hace con cualquiera de nosotros siempre que puede.

A Jesús se le propone todo lo que un ser humano mundano puede aceptar como bueno y mejor para su vida. La intención, pues, del Maligno, es hacer caer al Hijo de Dios, en la trampa para rebajarlo al nivel de un simple humano con estrechez de miras espirituales.

Jesús, sin embargo, no cae en las tentaciones. Es decir, ni acepta someterse a lo únicamente humano de la manutención física porque sabe que la Palabra de Dios alimenta el alma que es la parte inmortal del ser humano; ni acepta el poder del mundo porque, si eso supone no adorar a Quien no sea Dios, no vale la pena y está fuera de lugar. Pero tampoco quiere tentar a Dios como hicieron los antepasados judíos porque supondría una gran desconfianza hacia el Padre.

Vemos, pues, que Jesús sabe más que bien que es posible ser tentado por el Maligno pero que no hay que caer en tales tentaciones. Y lo intenta hasta en tres ocasiones aquel que quiere su mal. Jesús, sin embargo, sabe Quién es y no da un solo paso atrás. Es más, consigue que el Diablo se marche y que espere, como nos dice el texto bíblico, a mejor ocasión…

Y, como sabemos, la tuvo, al menos, en Gethsemaní…

PRECES

Pidamos a Dios por todos aquellos que no aceptan la llamada de Dios para huir de las tentaciones.

Roguemos al Señor.

Pidamos a Dios por todos aquellos que se dejan vencer por las tentaciones del Maligno.

Roguemos al Señor.

ORACIÓN

Padre Dios; ayúdanos a enfrentar las tentaciones y hacerlo con éxito.

Gracias, Señor, por poder transmitir esto.

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *