La indignación en el discurso político y social (100 palabras)

…un recurso consistente en el bíblico comportamiento de rasgarse las vestiduras sin aportar mayor argumento que se ha impuesto en la política y en la sociedad españolas, el cual proporciona dos ventajas que lo hacen muy atractivo para todo aquél que lo utiliza.

La primera permite a su usuario revestirse de un halo de superioridad que transmite tanto al interlocutor como a los testigos del debate: “estoy indignado, no me rebajaré a discutir con una persona como Vd.”.

La segunda, no menos interesante, exime a quién lo utiliza de tener que brindar unos argumentos que ni conoce ni sabe utilizar.

Contad si son un ciento y está hecho. Que hagan Vds. mucho bien y no reciban menos.

©L.A.

Si desea ponerse en contacto con el autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es. En Twitter @LuisAntequeraB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *