La India tendrá una nueva santa ‘como Madre Teresa’

Aica.org

 

La Congregación para las Causas de los Santos promulgó el decreto –aprobado por el papa Francisco- que reconoce el segundo milagro atribuido a la intercesión de la beata Maria Teresa Chiramel Mankidiyan, fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia, abriendo así el camino para su canonización.

La Congregación para las Causas de los Santos promulgó el decreto –aprobado por el papa Francisco- que reconoce el segundo milagro atribuido a la intercesión de la beata Maria Teresa Chiramel Mankidiyan, fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia, abriendo así el camino para su canonización.

De ella monseñor James Pazhayattil, obispo de Irinjalakuda -fallecido en 2016-, había dicho: “Se asemeja a Madre Teresa de Calcuta. A parte del hecho que comparten el nombre, ellas tienen en común no sólo el haber fundado una congregación religiosa- una, las Misioneras de la caridad, la otra las hermanas de la Holy Family –pero sobre todo porque ellas se caracterizan por el servicio en favor de los más desventajados: pobres, enfermos, marginados, moribundos”.

Nació en Puthenchira, (Kerala) el 26 de abril de 1876. Cuenta en su autobiografía, -escrita por pedido de su director espiritual- que desde su niñez tuvo una intensa piedad, y practicó toda clase de ascesis físicas y a los 10 años consagró su virginidad a Dios.

Al morir sus padres, tuvo que dejar sus estudios. Quiso una vida escondida en la que vivir la oración y en 1891 decidió salir de su casa para llevar una vida eremítica y de penitencia, pero fracasó en este proyecto.

Intensificó su colaboración en la parroquia, juntamente con tres compañeras, dedicándose a los pobres. Oraba por los pecadores y su conversión. Recibió de Dios muchos favores místicos con su fenomenología, como visiones, estigmas, pero permaneció siempre en la humildad. Su obispo, dudando de la veracidad de estos fenómenos mandó que se la sometiera a varios exorcismos.

En 1903, manifestó su deseo de fundar una casa de retiro y oración, pero se le sugirió que ingresase en el convento de las clarisas franciscanas. Después de estar en el convento de las Carmelitas de Ollur, María Teresa percibió que aquel no era su camino.

Finalmente el obispo se convenció que Dios quería una nueva familia religiosa, así que María Teresa fundó en 1914 la Congregación de la Sagrada Familia. Luchó por su Instituto, dedicado a la docencia y a la atención de los niños abandonados toda su vida.

Fue beatificada por san Juan Pablo II el 9 de abril del 2000.

La hermana Maria Teresa Chiramel Mankidiyan será la quinta santa india.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *