La comisión real australiana acusa al Cardenal Pell de no actuar en dos casos

Fuente: InfoCatólica / EFE

El cardenal australiano George Pell habría tenido conocimiento de casos de pederastia en la archidiócesis de la ciudad de Ballarat en las décadas de 1970 y 1980, según un documento de la Comisión Real que investigó los abusos sexuales a menores en Australia presentado este jueves ante el Senado del país oceánico.

«En 1973 el cardenal Pell no solo era consciente del abuso sexual de niños por parte del clero, sino que también había considerado medidas para evitar situaciones que pudieran provocar chismes sobre ello», indica el documento.

La Comisión publicó su informe final en 2017, pero en él quedaron «pendientes de redacción» dos documentos con el objetivo de que no influyeran en la decisión de los magistrados que juzgaban a Pell por cinco cargos de abuso sexual contra dos menores en la década de 1990, que culminó con su absolución el mes pasado.

Tras quedar la decisión judicial en firme, ayer se desclasificaron ambos documentos, de más de 100 páginas, ante la Cámara alta del Parlamento australiano.

La Comisión Real considera que era «inverosímil» que los jerarcas de la Iglesia Católica no le dijeran nada a Pell sobre los casos de abusos sexuales en su ciudad natal.

La Comisión Real dio cuenta de denuncias que apuntaban a que Pell había intentado sobornar a David Ridsdale cuando éste era sacerdote en Ballarat, que fue una de las víctimas de su tío, el también sacerdote Gerald Francis Ridsdale.

David Ridsdale dijo en 2015 ante la Comisión Real que Pell le había dicho que desconocía que su tío abusaba de los niños.

Gerard Ridsdale, considerado como uno de los mayores pederastas de Australia, fue condenado en 2014 por cometer abusos sexuales contra unos 65 menores de entre cuatro y 16 años entre las décadas de 1960 y 1980, entre ellos alumnos del colegio St Alipius de Ballarat, ciudad del estado de Victoria, en el sur de Australia.

El pederasta Ridsdale vivió en los años 70 del siglo pasado en un seminario con Pell, quien además acompañó al cura durante su primera comparecencia en el proceso judicial que se le abrió por pederastia. El purpurado siempre negó tener conocimiento de los abusos sexuales ocurridos en Ballarat.

La Comisión también determinó que en 1989 Pell debió haber pedido a sus superiores, cuando era obispo auxiliar de la ciudad de Melbourne, que destituyeran al cura pederasta Peter Searson, quien falleció en 2009 sin que fuera juzgado.

De acuerdo con las denuncias formuladas ante la Comisión Real, Searson abusó de varios niños en las escuelas y parroquias en las que trabajó durante tres décadas.

«Correspondía a monseñor Pell, como obispo auxiliar con responsabilidades sobre el bienestar de los niños de la comunidad católica de su región, tomar las medidas necesarias para abogar por la destitución o suspensión del padre Searson o, al menos, en favor de una investigación exhaustiva de las acusaciones», según la Comisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *