J.R.R. Tolkien – Ventana a la Tierra Media – Microrrelatos VI

Eleutero Fernandez / InfoCatólica

 

Como es bueno ser perseverante en lo que consideramos bueno y mejor, estamos aquí de nuevo para aportar una nueva serie de microrrelatos después de que, como es fácil deducir del número del título del artículo, lo hayamos hecho en cinco ocasiones. Y es que la cosa da para esto y para mucho más.

De nuevo, rogamos sepan disculpar los amables lectores los fallos que pudiera haber en ellos porque, al fin y al cabo, cada cual da lo que puede y sabe…

Adán Corneta, Adelardo Tuk, Adaldrida Brandigamo, nombres de hobbits comarcanos que comparten, con todos nosotros, una y justa tierra, cuna de los mejores seres que conozcamos.

Vivían, quizá, demasiado tranquilos, libres, acomodados, más pendientes de recibir en cumpleaños regalos, poco amigos de aventuras a excepción del bueno de Bilbo, por dos veces ausentado… que sepamos.

Aquellos agujeros donde se establecen los Hobbits, dicen las buenas historias que muy bien milimetrados, no son aptos para aquellos que busquen enmarañarlos.

Entre desayunos, meriendas y cenas, no hay Hobbit que se precie que no haga varios y varias. Y es que para mantenerse bien formados ¡qué menos que hacerlos bien condimentados!
Tolkien. The awakening of the elves in Cuiviénen. – YouTube

En Cuiviénen despertaron los Primeros, aquellos que, mirando a las estrellas, descubriéronse Elfos, raza para perdurar.

Despertar en la noche, cuando el Sol no había ascendido, allí donde, en la lejanía de la Tierra Media, aún no se oían voces ni los sonidos habían sido descubiertos.

Caminar, desde su nacimiento, siempre hacia el oeste porque allí estaba su destino. En el Oeste donde nada muere, tierra Imperecedera para los que querían serlo.
Gandalf and Gwaihir… | El señor de los anillos, Tierra media …

Gwaihir miró, desde la altura, y vio deshacerse el ejército que luchaba contra el Mal. Extendió, aún más, sus imponentes alas y fue al rescate, como siempre.

Todas las águilas de Manwë habían cumplido, a lo largo de los siglos, con su misión de vigilantes. Y nada se supo de Gondolín hasta que se supo, como sabemos, por traiciones.

Cuando los Ainur entonaron sus cantos no sabían el fin de los mismos. Y de allí salió Ainulindalë, su canción y, luego, el devenir del mundo.

Radagast | Tolkienpedia | Fandom

Radagast amaba la naturaleza. Era el destino que le había reservado Ilúvatar y él había aceptado tan pronto como le anidó el primer pájaro en su sombrero.

En Númenor, otrora fiel a los Inmortales, amaneció el odio y el ansia de vida eterna. Y eso provocó la caída de la más noble de las islas de antaño.

Nazgûl y muerte son lo mismo; Nazgûl y ambición el origen de la muerte; Nazgûl y hombres ostentan el título de esclavos del Mal y lo son.

Sam Gamyi, después de tantas aventuras corridas y tantos males soportados, fue Alcalde y, suponemos, cuidó de La Comarca como de un buen jardín.

Valinor, Valinor, Valinor. No es sólo un nombre, es un ansia, una voluntad, un camino, un destino y un Puerto final sin grisáceos amaneceres.

Eleuterio Fernández Guzmán – Erkenbrand de Edhellond

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay mundos que, sin duda alguna, nos llevan más lejos del que vivimos, nos movemos y existimos.

…………………………….
Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *