Irlanda: buscan prohibir vigilias próvida cerca de clínicas abortistas

Luego de una vigilia provida el día de Año Nuevo a las afueras del Hospital Nacional de Maternidad de Dublín (Irlanda), partidarios a favor del aborto han pedido crear “zonas de exclusión” alrededor de las clínicas abortistas y de medicina general.

El miércoles, docenas de defensores provida, “alrededor de 100 personas” según estima el Irish Times, se reunieron para una vigilia rezando el Rosario frente al Hospital Nacional de Maternidad en la calle Holles en Dublín, en el primer aniversario de la ley que permite el aborto legal hasta 12 semanas en Irlanda.

“Hoy, 1 de enero de 2020, en la fiesta de la Solemnidad de María, Santa Madre de Dios, nos reunimos en el Hospital Nacional de Maternidad para una vigilia pública rezando el Rosario en memoria de todos los bebés asesinados en Irlanda”, señaló por Twitter el grupo Our Lady of Lourdes Protectors.

En mayo de 2018, los irlandeses votaron en un referéndum nacional para derogar la octava enmienda y permitir los abortos legales en el país. Anteriormente, el aborto estaba prohibido, excepto cuando se consideraba que la salud de la madre estaba en peligro.

La octava enmienda fue derogada oficialmente el 18 de septiembre de 2018, y en diciembre se promulgó una ley que legalizaba el aborto hasta las 12 semanas de embarazo. La ley entró en vigencia a principios de 2019. Los defensores provida han estado protestando y orando fuera de las clínicas de aborto y de medicina general en Irlanda desde esa fecha.

La profesora Mary Higgins, consultora obstetra y ginecóloga del Hospital Nacional de Maternidad que apoyó el aborto legal en el referéndum, grabó un video de la vigilia y tuiteó “me preguntan por qué necesitamos zonas de exclusión”.

En una entrevista el jueves 2 de enero, en el programa “Hoy con Seán O’Rourke” de RTÉ Radio 1, reconoció que la vigilia fue pacífica, cantando y rezando el Rosario. Sin embargo, estos actos eran “perturbadores” para las mujeres en la sala de posparto, dos pisos por encima de la vigilia.

Higgins señaló en Twitter que la vigilia ocurrió “debajo de las ventanas de una sala de posparto, donde están las personas después de un aborto espontáneo”. Ella agregó que las personas reunidas en oración, tenían “pequeños ataúdes, cruces e imágenes desagradables”.

Desde que los defensores de la vida comenzaron a protestar fuera de las clínicas de aborto en Irlanda, las zonas de exclusión se han discutido como un medio para mantener las protestas a cierta distancia.

El Consejo Irlandés para las Libertades Civiles está realizando una campaña por la creación de “zonas seguras”, a fin de “permitir que las personas accedan a la atención médica en privado y con dignidad, como es su derecho”.

El Ministro de Salud de Irlanda, Simon Harris, señaló el jueves que está trabajando en una forma “constitucional” para establecer zonas de exclusión.

“No dudo que necesitamos (zonas de exclusión) en absoluto”, tuiteó Harris en respuesta al video de Higgins sobre la vigilia. “Me he comprometido con el Procurador General, con la policía nacional y los proveedores de servicios para encontrar la mejor forma de presentar la propuesta de una manera constitucional. Puedo asegurarles que estoy comprometido con esto”.

La senadora Catherine Noone, del partido Fine Gael, también tuiteó que la “legislación de la zona de exclusión” para establecer un límite fuera de las clínicas de aborto y de medicina general para los manifestantes “debe ser una prioridad importante para el comienzo del nuevo período”.

El portavoz de Students for Life Ireland, Luke Silke, se opuso a la imposición de zonas de exclusión en su entrevista en RTÉ Radio 1 con Higgins el jueves.

Silke señaló que “introducir zonas de exclusión en Irlanda, crearía un precedente muy peligroso para negar la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífica, o protesta, en las áreas públicas”.

Higgins, dijo que las protestas y las imágenes utilizadas por ellos desconcertaron a los niños y las mujeres y argumentaron a favor de las zonas de exclusión. El uso de ataúdes pequeños fue “una provocación” para las mujeres que tuvieron abortos espontáneos o cuyos bebés nacieron muertos, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *