esnlenfrdeitpl
El Papa Francisco se está implicando en la resolución del conflicto en Sudán del Sur, país africano que padece una cruenta guerra civil desde 2013, y en el desarrollo y bienestar de sus ciudadanos, mediante el proyecto “El Papa por Sudán del Sur”.

Leer más...

¿Cuántos dedos ves aquí, Winston? La pregunta, en una de las escenas cumbre de la célebre novela ‘1984’, de George Orwell, ya tiene una respuesta en Canadá: tantos dedos como diga el Poder. Con independencia, no ya de opiniones contrarias, de otros puntos de vista, sino de la realidad biológica y el sentido común.

Leer más...

Mons. Nicola Bux, teólogo y ex consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha pedido al Papa que haga una declaración de fe, advirtiendo que según su opinión a menos que el pontífice guarde la doctrina, no puede imponer disciplina.

Leer más...

La fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, fue suprimida en la reforma de Pablo VI, sin embargo fue restablecida en Colombia por petición de la Conferencia Episcopal. También fue solicitada por otros Episcopados de todo el mundo.

Leer más...

La Santa Sede ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) México explicó la posición del papa Francisco y de la Santa Sede ante la dramática situación que vive Venezuela.

Leer más...

La plataforma internacional CitizenGO entregó 70 mil firmas a los delegados de los diversos países reunidos en Cancún, México, para la 47 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). La 47 Asamblea General de la OEA tiene lugar en Cancún del 19 al 21 de junio.

Leer más...

El próximo 7 de julio se cumplen diez años del motu proprio Summorum Pontificum, con el cual Benedicto XVI, tras aclarar definitivamente que el rito de la misa anterior a la reforma de 1969, "nunca se ha abrogado" (art. 1), liberalizó su uso para toda la Iglesia latina, regulando su uso como "forma extraordinaria" del rito romano.

Leer más...

San Luis Gonzaga nació en Castiglione, Italia, en 1568. Hijo del marqués de Gonzaga; de pequeño aprendió las artes militares y el más exquisito trato social. Siendo niño sin saber lo que decía, empezó a repetir palabras groseras que les había oído a los militares, hasta que su maestro lo corrigió. También un día por imprudencia juvenil hizo estallar un cañón con grave peligro de varios soldados. De estos dos pecados lloró y se arrepintió toda la vida.

La primera comunión se la dio San Carlos Borromeo, Arzobispo de Milán. San Luis estuvo como edecán en palacios de altos gobernantes, pero nunca fijó sus ojos en el rostro de las mujeres. Y así se libró de muchas tentaciones.

Su director espiritual fue el gran sabio jesuita San Roberto Belarmino, el cual le aconsejó tres medios para llegar a ser santo: 1º. Frecuente confesión y comunión. 2º. Mucha devoción a la Sma. Virgen. 3ro. Leer vidas de Santos.

Ante una imagen de la Sma. Virgen en Florencia hizo juramento de permanecer siempre puro. Eso se llama "Voto de castidad".

Cuando iba a hacer o decir algo importante se preguntaba: "¿De qué sirve esto para la eternidad?" y si no le servía para la eternidad, ni lo hacía ni lo decía.

Una vez arrodillado ante la imagen de Nuestra Señora del Buen Consejo, le pareció que la Sma. Virgen le decía: "¡Debes entrar en la Compañía de mi Hijo!". Con esto entendió que su vocación era entrar en la Comunidad Compañía de Jesús, o sea hacerse jesuita.

Le pidió permiso al papá para hacerse religioso, pero él no lo dejó. Y lo llevó a grandes fiestas y a palacios y juegos para que se le olvidara su deseo de ser sacerdote. Después de varios meses le preguntó: "¿Todavía sigue deseando ser sacerdote?", y el joven le respondió: "En eso pienso noche y día". Entonces el papá le permitió entrar de jesuita.

En 1581 el joven Luis Gonzaga, que era seminarista y se preparaba para ser sacerdote, se dedicó a cuidar a los enfermos de la peste de tifo negro. Se encontró en la calle a un enfermo gravísimo. Se lo echó al hombro y lo llevó al hospital para que lo atendieran. Pero se le contagió el tifo y Luis murió el 21 de junio de 1591, a la edad de sólo 23 años. Murió mirando el crucifijo y diciendo "Que alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor".

La mamá logró asistir en 1621 a la beatificación de su hijo.

San Luis Gonzaga tuvo que hacer muchos sacrificios para poder mantenerse siempre puro, y por eso la Santa Iglesia Católica lo ha nombrado Patrono de los Jóvenes que quieren conservar la santa pureza. El repetía la frase de San Pablo: "Domino mi cuerpo y lo reduzco a servidumbre, no sea que enseñando a otros a salvarse, me condene yo mismo".

Sufría mucho de mal de riñones y esta enfermedad lo obligaba a quedarse días enteros quieto en su cama. Pero esta quietud le trajo un gran bien: le permitió dedicarse a leer las Vidas de Santos, y esto lo animó muchísimo a volverse mejor. (A veces sentía remordimiento porque le parecía que deseaba demasiado irse al cielo). Su confesor San Roberto, que lo acompañó en la hora de la muerte, dice que Luis Gonzaga murió sin haber cometido ni un sólo pecado mortal en su vida.

Apenas el hijo se hizo religioso su padre empezó a volverse mucho más piadoso de lo que era antes y murió después santamente. Luis renunció a todas las grandes herencias que le correspondían con tal de poder hacerse religioso y santo.

Leer más...

“Eliminar el dolor a través de la muerte, cuando ya es posible controlarlo y aliviarlo, equivale a amputar un brazo para curar un dedo”, afirma un experto en bioética, biólogo y miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI), y que recibió en 2016 el premio Ángel Herrera a la Mejor Labor de Investigación en el Área de Humanidades concedido por la Fundación San Pablo CEU.

Leer más...

En 2015, su nombramiento fue presentado como un ejemplo del nuevo curso de transparencia querido por el Papa. Pero Libero Milone, revisor general del Vaticano, duró en el cargo apenas dos años de los cinco previstos. La víspera presentó su dimisión al papa Francisco. La Santa Sede no comunicó públicamente los motivos, sólo se limitó a informar que su servicio concluyó “de común acuerdo”. Entre otras cosas, su oficina estaba trabajando en el primer código anticorrupción para las licitaciones de obras en el Vaticano.

Leer más...