Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) expresó su deseo para que el 2017 sea un año de felicidad para todos los colombianos y en particular para las víctimas del conflicto armado.

“Qué bonito desearles a ellos felicidad, porque no existen las víctimas felices. Existe al año feliz, existe la hora feliz, existe el grado feliz, pero no existe la víctima feliz”.

Monseñor Castro Quiroga explicó que a través del perdón las personas recién pueden disfrutar de la felicidad.

“Será un año feliz cuando las víctimas tengan la posibilidad y la valentía de poder perdonar”, aseguró el prelado.

El también arzobispo de Tunja explicó que cuando llegue el perdón las víctimas se transformarán en sobrevivientes. “Cuando llegue el perdón va llegar la felicidad y entonces el sobreviviente podrá organizar su vida, y su tiempo de una manera positiva y sentirá que está en las manos de Dios”, puntualizó.