esnlenfrdeitpl

En el mes de julio, el Papa Francisco rezará por aquellos que están alejados de la fe cristiana, especialmente por los que no tienen las virtudes cristianas de la esperanza y la alegría.

Dice que "cuando un cristiano se pone triste, quiere decir que se ha alejado de Jesús. En esos momentos no hay que dejarlo solo. Debemos ofrecerle esperanza cristiana, con las palabras, sí, pero más con nuestro testimonio, con nuestra libertad, con nuestra alegría”.

Recuerda especialmente a quienes se han alejado de la fe, esperando que puedan "redescubrir la belleza de la vida cristiana”.