esnlenfrdeitpl

Monseñor Carlos José Ñáñez, arzobispo de Córdoba, presidió la celebración eucarística en la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Ricardo Seirutti.

En su homilía, monseñor Ñáñez repasó la problemática actual frente al debate por la ley de aborto y apeló a “buscar juntos caminos que permitan salidas”. Destacó cuán importante es “escuchar desapasionadamente los argumentos de la ciencia que nos ilustra acerca del comienzo y el desarrollo de la vida”; a su vez, anunció que “debemos escuchar las experiencias de madres que han vivido con profunda intensidad y cariño su propia maternidad”.

Luego, el arzobispo reflexionó: “Esta discusión nos debe hacer pensar en aquellas mujeres que afrontan embarazos difíciles, embarazos complejos, embarazos incluso no deseados”.

Exhortó a los presentes a “ofrecer la ayuda afectiva, médica, psicológica, espiritual, incluso económica. Para que puedan afrontar y llevar adelante ese embarazo y dar a luz al niño”. Y oró “para que en nuestra patria se cuiden las dos vidas. La de la madre, y la del niño por nacer”.

Para finalizar, Monseñor Ñáñez afirmó: “Cualesquiera sean las disposiciones de las leyes humanas, para un cristiano sigue siendo un compromiso ineludible el respetar el cuidar, el proteger, el defender la vida.

Porque toda vida es sagrada, obra de Dios, don suyo. Porque vale toda vida, pidamos por esa intención en nuestra patria. Pidamos la ayuda del Señor para que ilumine a quienes tienen que tomar decisiones en este orden”, concluyó.