esnlenfrdeitpl

“Estamos felices. Demos gloria a Dios”, son las palabras de Sor Agatha Osarekhoe, Superiora General de las Hermanas del Corazón Eucarístico de Cristo, al anunciar la liberación de las tres religiosas y las tres aspirantes secuestradas el 13 de noviembre de 2017 en el estado de Edo, en el sur de Nigeria.

“Una aspirante fue liberada el sábado 6 de enero y la otra el domingo 7. Ahora están bien y están en el hospital para un chequeo médico”, asegura. Veronica Ajayi fue la primera liberada en torno a las seis de la tarde del sábado 6 de enero. Las tres religiosas, -Sor Roseline Isiocha, Sor Aloysius Ajayi y Sor Frances Udi-, fueron liberadas junto con las otras dos aspirantes el domingo 7 de enero a mediodía.

Las tres religiosas y las tres aspirantes fueron secuestradas el 3 de noviembre por hombres armados que irrumpieron en su casa en Iguoriakhi. Los delincuentes se llevaron a las religiosas en unos botes por el río. Según la prensa local, los secuestradores tenían intención de pedir un rescate de 20 millones de Naira (alrededor de 54.000 dólares). Sin embargo, la Superiora General desmiente esta información y asegura que “no se pagó ningún rescate”. “Sabemos que la policía hizo lo imposible por encontrar a los culpables. Tenían que hacer su trabajo tranquilamente. Lo más importante es que ahora nuestras hermanas están libres”, afirmó.

El comisario de policía, Johnson Kokumo, explicó cómo las religiosas fueron liberadas gracias a un dispositivo policial: “Los agentes de policía rodearon a los secuestradores que no tuvieron más remedio que liberar a las monjas”.

El Papa Francisco había lanzado un llamamiento durante el rezo del Ángelus el 17 de diciembre para que fueran liberadas las tres religiosas: “Me uno de corazón al llamamiento de los obispos nigerianos para que sean liberadas las seis religiosas Hermanas del Corazón Eucarístico de Cristo, raptadas hace un mes en su convento de Iguoriakhi”.