esnlenfrdeitpl

“La arrogancia y la presunción, que a veces se convierten también en violencia, son un impedimento a la tenaz y tierna voluntad de Dios”, dijo el Papa Francisco durante el Ángelus. Por el contrario, “la grandeza del cristianismo es la ausencia de venganza”.

De hecho, “a través de situaciones de debilidad y de pecado, Dios sigue poniendo en circulación el “vino nuevo” de su viña, es decir, la misericordia”, afirmó el Papa. Dios es “paciente” y “no se venga” por nuestros pecados y errores, prosiguió:

“el cristianismo no es sólo la suma de preceptos y normas morales, sino que es ante todo una propuesta de amor que Dios, por medio de Jesús, ha hecho y sigue haciendo a la humanidad”. Por ello, “sólo hay un impedimento ante la tenaz y tierna voluntad de Dios: nuestra arrogancia y nuestra presunción, que a veces se convierte también en violencia”.

Y “frente a estas actitudes y donde no se producen frutos, la Palabra de Dios conserva toda su fuerza de reprensión y admonición: “el Reino de Dios se les quitará a ustedes y se le entregará a un pueblo que produzca los frutos del Reino”“.

El Pontífice reflexionó sobre la especificidad de la fe en Cristo recordando la “urgencia de responder con frutos de bien a la llamada del Señor, que nos llama a convertirnos en su viña, nos ayuda a comprender qué hay de nuevo y original en el cristianismo”. La historia entre Dios y su pueblo, “como cualquier historia de amor, tiene momentos positivos pero también traiciones”.

En su meditación sobre las Escrituras, el Papa se dirigió a los fieles que estaban reunidos en la Plaza de San Pedro e indicó que “la liturgia de este domingo nos propone la parábola de los viñadores, a quienes el propietario arrienda la viña que había plantado y luego se va”.

Así, comentó el Papa, “es puesta a la prueba la lealtad de estos labradores”: “la viña está confiada a ellos, que deben custodiarla, hacerla fructificar y entregar la cosecha al dueño”. Cuando llega “el tiempo de la cosecha, el dueño envía a sus siervos a cosechar los frutos. Pero los viñadores asumen una actitud posesiva: no se consideran simples gestores, sino propietarios, y se niegan a entregar la cosecha. Maltratan a los sirvientes, hasta el punto de matarlos”.

El dueño, recordó el Papa, “se muestra paciente con ellos: envía a otros siervos, más numerosos que los primeros, pero el resultado es el mismo. Al final decide enviar a su propio hijo; pero esos labradores, prisioneros de su comportamiento posesivo, también matan a su hijo”.

Este relato, explicó el Pontífice, ilustra alegóricamente los reproches que los Profetas habían hecho sobre la historia de Israel. “Es una historia —explicó el papa Francisco— que nos pertenece: se habla de la alianza que Dios quiso establecer con la humanidad y a la cual nos llamó a participar también a nosotros. Sin embargo, esta historia de alianza, como cada historia de amor, conoce sus momentos positivos, pero también está signada por traiciones y rechazos”.

Además, recordó, “para hacer entender cómo Dios Padre responde a los rechazos opuestos a su amor y a su propuesta de alianza, el pasaje evangélico pone en los labios del dueño del viñedo una pregunta: “Cuando vuelva el dueño, ¿qué hará con esos labradores?”

Esta pregunta subraya que la desilusión de Dios por el comportamiento malvado de los hombres no es la última palabra”. Y precisamente, subrayó el Papa, “he aquí la gran novedad del cristianismo: un Dios que, aunque decepcionado por nuestros errores y nuestros pecados, no rompe su palabra, no se detiene y sobre todo no se venga.

A través de las “piedras de deshecho”- Cristo es la primera piedra que los constructores han desechado- a través de situaciones de debilidad y de pecado, Dios sigue poniendo en circulación el “vino nuevo” de su viña, es decir, la misericordia”.

Según el papa Francisco, el cristianismo “no es sólo la suma de preceptos y normas morales, sino que es ante todo una propuesta de amor que Dios, por medio de Jesús, ha hecho y sigue haciendo a la humanidad”. Es una invitación a “entrar en esta historia de amor, convirtiéndose en una viña viva y abierta, rica de frutos y de esperanza para todos”.

Por ello, insistió el Papa, “una viña cerrada puede volverse salvaje y producir uvas silvestres. Estamos llamados a salir de la viña para ponernos al servicio de los hermanos que no están con nosotros, para sacudirnos mutuamente y animarnos, para recordarnos que debemos ser la viña del Señor en cualquier ambiente, incluso en los más lejanos e incómodos”.

Por ello invitó a invocar la “intercesión de María Santísima para que nos ayude a ser, en todas partes, especialmente en las periferias de la sociedad, la viña que el Señor ha plantado para el bien de todos”.