esnlenfrdeitpl

La Arquidiócesis de Durango lamentó “con profunda consternación” el fallecimiento a los 89 años de su Arzobispo Emérito, Mons. José Trinidad Medel Pérez, un activo y firme defensor de la familia quien se desempeñó en el cargo entre 1993 y 2002.

“Con profunda consternación, la Arquidiócesis de Durango, lamenta el fallecimiento de Mons. José Trinidad Medel Pérez y ruega una súplica al Todopoderoso por su eterno descanso. Agradecemos su labor de pastor para esta amada Arquidiócesis y para la Iglesia Universal”, indicaron en un mensaje compartido en redes sociales este lunes 11 septiembre.

Mons. José Trinidad Medel Pérez nació el 3 de junio de 1928 en Santa Cruz Aquiahuac, estado de Tlaxcala.

La Arquidiócesis de Durango recuerda que el Fallecido Prelado estudió humanidades y filosofía en el seminario Palafoxiano de Puebla y en 1951 fue a Roma a estudiar en la Pontificia Universidad Gregoriana, donde fue ordenado sacerdote el 16 de enero de 1955.

Ha desempeñado, entre otros, los siguientes cargos: profesor de Teología Fundamental en el Seminario de Puebla y al mismo tiempo capellán del Templo de Santa Teresa de Ávila; secretario de la Comisión Episcopal de Seminarios durante doce años; profesor de Teología Dogmática; padre espiritual del Seminario Mayor; presidente de OSLAM; vicario episcopal del Apostolado Seglar, de Pastoral Juvenil y de Pastoral Familiar.

Recibió la ordenación episcopal en 1986. Fue nombrado Arzobispo de Durango en marzo de 1993. “Durante su periodo en esta Arquidiócesis de Durango, realizó muchos trabajos, además de su contribución a la Pastoral Arquidiocesana a través de su plan de pastoral con el trabajo de las prioridades”, destacaron.

Desde el 2002, año de su renuncia, regresó a la ciudad de Puebla donde prestó apoyo espiritual y pastoral a la arquidiócesis.

En el año 2004, ya como Arzobispo Emérito, Mons. Medel Pérez decía que “la familia es la escuela natural donde se aprende a amar y si fomentamos la violencia, producimos personas sin amor, mal amadas y seres humanos que no saben amar”.