esnlenfrdeitpl

Monseñor João Scognamiglio Clá Dias, de 77 años, fundador y superior general de la sociedad clerical de vida apostólica “Virgo Flos Carmeli”, además de presidente de la asociación privada de fieles “Arautos do Evangelho” (Heraldos del Evangelio), la primera que nació y fue aprobada en el nuevo milenio, renunció. Con una carta fechada el 12 de junio de 2017 anunció renunciar al encargo para que uno de sus hijos espirituales “pueda conducir esta Obra a la perfección deseada por Nuestra Señora”. João Scognamiglio Clá Dias añadió que “al dejar este encargo no puedo (ni desearía), frente a Dios, renunciar a mi misión de padre”, por lo que seguirá “estando a disposición de cada uno, por saberme constituido por Dios como modelo y guardián vivo de este carisma que me transmitió el Espíritu Santo”.

João Scognamiglio Clá Dias representa una de las dos ramas en las que se había dividido la asociación fundada en Brasil durante los años cincuenta por Plinio Corrêa de Oliveira, pensador católico tradicionalista, de derecha y contra-revolucionario, creador de la asociación TFP (Tierra, Familia y Propiedad).

Después de su muerte, el grupo se dividió: por una parte los “Fundadores”, que obtuvieron el uso del nombre TFP en Estados Unidos y en Europa, por otra parte João Scognamiglio Clá Dias, que obtuvo los bienes y el nombre de la asociación en Brasil y después de la muerte de Plinio Corrêa (en 1995) fundó una orden religiosa y una asociación privada de laicos, con ramas masculina y femenina: los “Heraldos del Evangelio”.

Son conocidos por su hábito muy particular, semejante a un sayo corto, con una gigantesca cruz blanca y roja en el pecho, y botas semejantes a las de los jinetes. Los “Heraldos” se han difundido en 78 países, cuentan con muchas vocaciones, llegan a miles de jóvenes y han sido apoyados particularmente por el cardenal esloveno Franc Rodè, durante la época en la que era el Prefecto de los religiosos.