esnlenfrdeitpl

El P. Francisco Javier Olivares es un sacerdote de 84 años de la diócesis española de Tuy-Vigo que se jubiló hace algunos años pero sigue sirviendo con 4 blogs que acumulan más de 30 millones de visitas, y con la difusión de textos para la oración mediante whatsapp para 500 personas.

“Hace 10 años celebré mis bodas de oro sacerdotales, yo tenía 75 años y me regalaron un computador. Fue entonces cuando empecé con unos blogs y vi que de esta manera se hacía mucho en aquel momento”, explica el sacerdote a ACI Prensa.

Mantiene tres blogs en los que escribe y recopila información católica de actualidad así como oraciones que ayudan a vivir el tiempo litúrgico a lo largo del año. El cuarto blog está dedicado a homilías, documentos y material destinado a sacerdotes. Sus seguidores no están solo en España, sino en lugares como el Líbano, Turquía y varios países de América Latina.

Un trabajo al que dedica tiempo y esfuerzo, por lo que el P. Olivares insiste en la importancia de que todos los textos que publica están atribuidos a sus autores, especialmente los del Papa.

“Hay muchísimas cosas en la red que se le atribuyen al Papa o a Santa Teresa de Calcuta y otros santos, pero que no son de ninguno de ellos. Es muy importante poner de dónde se ha sacado esa cita porque pueden ser afirmaciones muy bonitas pero inventadas”, afirma.

Desde hace algunos meses, el P. Olivares ha añadido otro modo de ayudar espiritualmente a quienes lo requieren: Whatsapp.

“Es mucho más efectivo, además es gratuito. Poco a poco me fui haciendo con una lista de gente de muchos lugares. Pero siempre pregunto antes de comenzar los envíos”, apunta.

El sacerdote envía la información mediante una lista cerrada o grupo de difusión. Por lo que es una comunicación solo entre el sacerdote y la persona que desea recibir los servicios de esta “parroquia virtual”.

De esta manera, cada día por la mañana quienes lo desean reciben un texto para la oración. “Este año saco la meditación del libro ‘Hablar con Dios’, pero va cambiando según el tiempo.”, asegura. Por la tarde, el P. Olivares también hace otro envío con una breve biografía del santo que se celebra al día siguiente.

“Estoy jubilado, dentro de poco cumpliré 60 años de sacerdote, podría dedicarme a descansar y a la música, que me gusta muchísimo, pero creo que así soy más productivo en mi labor sacerdotal, porque un sacerdote no se jubila nunca” de su condición sacerdotal, asegura.