La Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), exigió al gobierno de Nicolás Maduro respetar el derecho del pueblo a expresarse libremente a través de las protestas cívicas y pacíficas, como las que se realizan en estos momentos a nivel nacional.

“La protesta cívica y pacífica no es un delito. ¡Es un derecho!”, expresó la CEV a través de un comunicado firmado este 18 de abril por su Presidente, Mons. Diego Padrón.

El texto recuerda que la Constitución garantiza las manifestaciones pacíficas y por tanto su control “no puede ser una represión desmedida”. Las leyes amparan la protesta, “la sociedad la reclama y la protege”, indicó.

“La Iglesia acompaña y exhorta a los ciudadanos para que sea pacífica. Las marchas cívicas deben ser libres sin más restricciones que las que se derivan del deber de respetar la vida, la propiedad y el bien común”, añadió el comunicado.

“La Conferencia Episcopal Venezolana exige al Gobierno, particularmente al Ministerio Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, a la Guardia Nacional y a los Organismos Policiales respetar en sus actuaciones la dignidad de las personas y el derecho a la libre expresión de la protesta y manifestaciones pacíficas y democráticas”, expresó la CEV.

Días atrás la oposición convocó para este miércoles 19 la sexta marcha del mes de abril para exigir al gobierno elecciones generales y el respeto a la Asamblea Nacional.

En enero de este año la oposición asumió la dirección del Parlamento. Sin embargo, desde entonces el gobierno a través del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha emitido fallos que afectan la independencia de la Asamblea.

Según los convocantes, esta será “la madre de todas las marchas” por las decenas de miles de manifestantes que espera congregar en diversas ciudades.

En el caso de Caracas, los opositores reunieron en diversos puntos con el fin de converger en una sola gran marcha con destino a la sede de la Defensoría del Pueblo en el centro de la capital. Sin embargo, varias de estas fueron dispersadas por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Asimismo, la agencia Reuters informó que el estudiante Carlos José Moreno, de 17 años de edad, fue herido en la cabeza cerca a una de las zonas de las protestas en Caracas. Fue trasladado al hospital de Clínicas Caracas en San Bernardino, donde falleció.

Hasta el momento hay dos versiones, una que señala que le dispararon desde un techo y otra que fue herido por un motorizado, que es como se conoce a los miembros de los colectivos chavistas. El Ministerio Público de Venezuela anunció que investiga para aclarar esta muerte.

Por su parte, el gobierno también llamó a sus simpatizantes a salir a las calles para contrarrestar la manifestación opositora.

En su comunicado, la CEV recordó que una de las características de la democracia es “el respeto y protección de los derechos de los ciudadanos”. Sin embargo, advirtió que “cuando el Estado (o el Gobierno) los desconoce o irrespeta, deja de ser un Estado democrático, pierde legitimidad en su desempeño, pues su función es la defensa de todos los ciudadanos independientemente de su ideología política”.

“Hay otros factores que niegan la democracia, como es la concentración de los poderes públicos en manos de un solo poder. Esta es la situación actual de Venezuela”, añadió.

Ante ello, el comunicado afirmó que defender los derechos humanos fundamentales y los derechos ciudadanos “es un deber de todo ser humano”.

“Es también un derecho y un deber de la Iglesia y de todos los creyentes, pues lo derechos humanos y civiles no pertenecen exclusivamente al ámbito de lo socio-político sino también al religioso”, expresó.

El Episcopado también respaldó “en todos sus aspectos las declaraciones y actuaciones de los Señores Cardenales Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, y Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida, y de otros pastores de nuestra Iglesia” sobre la crisis que sufre el país.

En ese sentido, los obispos pidieron “a todos los ciudadanos, a los creyentes en Cristo y a los hombres y mujeres de buena voluntad, actuar según la recta conciencia, los principios democráticos y las leyes del país, así como ejercer el derecho a la manifestación y protesta pública de manera respetuosa con las personas y propiedades y de modo responsable y pacífico”.

“Cristo Resucitado llama a todos a compartir gestos de reconciliación y a ‘la búsqueda de válidas soluciones pacíficas antes las controversias, para el progreso y la consolidación de las instituciones democráticas, en el pleno respeto del estado de derecho’”, afirmó citando el reciente mensaje Urbi et Orbi del Papa Francisco.

Ayer martes el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó sus previsiones económicas para este año y 2018.

En el caso de Venezuela –que enfrenta una grave escasez de alimentos y medicinas–, el organismo internacional señaló que a fines de año la inflación llegaría a 720% y para 2018 sería de 2.068%. Además, indicó que su economía cerrará 2017 con un retroceso de 7,4%.

Asimismo, en una medida criticada dentro y fuera del país, Nicolás Maduro anunció que "he aprobado al ministro de la Defensa, el general en jefe Vladimir Padrino López, los planes para expandir la Milicia Nacional Bolivariana durante este año a 500.000 milicianos y milicianas, con todos sus equipos".

Durante un acto militar por el séptimo aniversario del día de la milicia nacional, Maduro dijo que garantizará "a través de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana un fusil para cada miliciano, un fusil para cada miliciana".