esnlenfrdeitpl

El cardenal Jorge Urosa Savino se mantiene al lado de los venezolanos que sufren y consideran “extemporánea” la realización de “reuniones exploratorias para el diálogo” entre el régimen de Nicolás Maduro y la Unidad Democrática.

En su entender, el Gobierno carece de credibilidad porque no ha cumplido con los acuerdos para resolver los problemas que aquejan a la población, y sin embargo, ahora nuevamente pretende “distraer la atención” de la oposición, sobre algo tan importante como son los comicios para elegir a los gobernadores, el venidero 15 de octubre.

Así lo reafirmó este 16 de septiembre, al concluir un encuentro con los líderes de los movimientos de apostolado vinculados al Consejo Arquidiocesano de Laicos (CAL) de Caracas.

“En este momento lo prioritario son las regionales. Ese es el objetivo fundamental. Las elecciones de gobernadores son importantes para establecer el inicio del cambio de gobierno en el país”, ratificó a la oficina de prensa del arzobispado de Caracas.

“Ahora no se debe debatir si hay diálogo o no”, dijo en relación a la reciente reunión sostenida en República Dominicana entre delegados del Gobierno y la Unidad Democrática, realizada por invitación del presidente de ese país centroamericano.

“El diálogo distrae la atención a la oposición sobre algo tan importante como los comicios. El logro que va a obtener será desanimar al pueblo opositor”. Después de las elecciones regionales será cuando “podría evaluarse si se va o no a un diálogo”.

Cuestionó que la próxima reunión se acordara para el 27 de septiembre, es decir, a pocos días de las elecciones del 15 de octubre. “En Venezuela no hay garantías ni condiciones para el diálogo”, expresó. “Todavía no se han cumplido las condiciones expuestas por el cardenal Pietro Parolin en una carta enviada el 1 de diciembre del año pasado, tanto al Gobierno del presidente Maduro como a la oposición”.

El arzobispo de Caracas explicó que el gobierno no ha cumplido con las medidas humanitarias para aliviar la grave crisis de abastecimiento de comida y medicamentos que sufre la población, que fue una las peticiones urgentes. Tampoco han liberado los presos políticos, al contrario, ha crecido el número de personas detenidas por pensar distinto y muchos han sufrido humillaciones, tratos inhumanos y otros están enfermos.

Además, dijo Urosa, no respetan la Asamblea Nacional escogida por la población, y fuera del marco legal han impuesto una Asamblea Nacional Constituyente cuya realización fue rechazada hasta por la Santa Sede. Tampoco han acordado un cronograma electoral general, recordó en torno a la carta del Secretario de Estado del Vaticano.

“Si nos ajustamos a los señalamientos que ha hecho el Vaticano sobre el incumplimiento de los acuerdos, quizás no estaría participando en esta exploración del diálogo”, aseguró en una entrevista al diario El Nacional.

“El Vaticano ha estado muy atento a lo que ocurre en Venezuela”, dijo al recordar que este año 2017. La Conferencia Episcopal Venezolana cumplió dos reuniones de “gran importancia” con el papa Francisco, primero el 8 de junio, en Roma, y luego el 7 de septiembre, en Bogotá.

El arzobispo de Caracas asistió junto a un grupo de obispos venezolanos, en el marco de la visita del papa Francisco a Colombia. Indicó que la breve reunión “evidenció que el Papa tiene coincidencia, empatía con el sufrimiento del pueblo venezolano y la gravedad de la situación del país”.

Las dificultades de la iglesia

Durante su encuentro con el laicado de Caracas, Urosa Savino llamó la atención en torno a continuar fomentando el trabajo de la Iglesia en los sectores donde las dificultades están más acentuadas. “Tenemos que trabajar con ahínco a pesar de las dificultades socio políticas que nos aquejan”.

“Nosotros como cristianos comprometidos, debemos llevar el mensaje de esperanza a estos sectores a pesar de vivir en medio de tantos problemas: la carestía de alimentos y medicamentos, la inseguridad, el transporte público, la situación política, el odio y la intolerancia”.