Iglesia: proyecto de escucha, perdón y reconciliación con víctimas del conflicto

Fuente: Oficina de Comunicaciones de la CCN / Cec

Entre los meses de noviembre de 2020 y febrero de 2021, la diócesis de Yopal, con el apoyo de la Comisión de Conciliación Nacional (CCN) y gracias a la solidaridad de la Embajada de Noruega en Colombia, puso en marcha en los municipios de Yopal y Aguazul, departamento de Casanare, una iniciativa denominada «La escucha, el perdón y la reconciliación como estrategias de construcción de paz».

Esta iniciativa buscó contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida y mitigar el impacto humanitario que ha dejado el conflicto armado en quienes han sido víctimas del mismo. El desarrollo de esta tarea se materializó, mediante actividades de acompañamiento pastoral e intervención psicosocial a cerca de 60 personas que participaron del proceso.

Los promotores de esta iniciativa, indicaron que entre los objetivos centrales de estos espacios de acompañamiento, desarrollados de manera personalizada y grupal, estaban: “brindar una escucha efectiva y reconocer su poder; aportar al respeto por los derechos humanos; y sensibilizar sobre la importancia de dar pasos que permitan dejar de ser solo víctimas, a reconocerse como sobrevivientes”.

El proyecto, liderado por monseñor Edgar Aristizábal Quintero, obispo de esa Jurisdicción, contó con la intervención de psicólogos, sacerdotes, agentes de pastoral locales y miembros del equipo de la Secretaría Técnica de la Comisión de Conciliación Nacional. El propósito futuro de la diócesis a partir de este primer paso, consiste en crear un centro de escucha para personas afectadas por el conflicto y para otras personas en condiciones de vulnerabilidad que necesitan ser escuchadas, apoyadas y acompañadas por la Iglesia.

El pasado sábado 13 de febrero se llevaron a cabo dos jornadas presenciales de cierre del proceso, una en cada municipio, donde se brindaron espacios de reflexión sobre temas como el perdón y la reconciliación, sanación, apoyo espiritual y re-significación del daño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *