«Hemos llegado a un punto escandalosamente doloroso»

Fuente: Cec.org

Esta ha sido la expresión de Monseñor Elkin Álvarez Botero, secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), tras referirse a las masacres que siguen ocurriendo en varias regiones de país. El prelado en diálogo con la agencia católica ACIPRENSA lamentó lo que está pasando y advirtió que estos asesinatos no son hechos aislados, sino que tienen que ver con fenómenos que suceden de tiempo atrás.

A continuación la entrevista con ACIPRENSA:

Mons. Elkin Álvarez Botero, secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), lamentó que con las recientes masacres ocurridas en los últimos días, se ha llegado a un punto “escandalosamente doloroso” en el país.

“Creemos que detrás de estas masacres hay una degradación muy alta de la violencia. No sabemos de dónde proviene y las reales causas de esto, pero hemos llegado a un punto escandalosamente doloroso para el pueblo colombiano”, dijo el también Obispo Auxiliar de Medellín en declaraciones a ACI Prensa.

Las masacres en el mes de agosto han cobrado la vida de 42 personas. La última ocurrió el domingo 23 en el municipio de Venecia, en el departamento de Antioquia, donde fueron asesinadas tres personas, incluyendo un menor de edad.

Mons. Álvarez dijo a ACI Prensa este lunes que “según lo que hemos conversado con los obispos de las regiones afectadas, estas masacres no son hechos aislados, tienen que ver con fenómenos que suceden desde hace muchos años”.

Recordó que el Episcopado siempre los ha denunciado, así como lo ha hecho ante “la economía ilícita que genera todo el proceso del narcotráfico”.

“No sabemos a ciencia cierta qué grupos están comprometidos en esto, pero probablemente haya grupos armados ilegales de los que ya son conocidos y que están causando terror en la región”, agregó el Obispo.

“El Episcopado colombiano ha emitido un comunicado reclamando nuevamente el derecho a la vida que es el derecho fundamental, pidiendo a los grupos armados cesar la violencia y pidiendo al gobierno más intervención y presencia en estas regiones; y pidiendo además que se sigan concretando los acuerdos de paz, para poder seguir trabajando con regiones donde haya más seguridad en la vida de todas las personas”, resaltó el Prelado.

Un día antes de la masacre del municipio de Venecia, fueron asesinadas seis personas en el departamento de Nariño y otras dos están desaparecidas.

El 21 de agosto ocurrieron dos masacres. Una en el municipio rural de El Tambo, en el departamento del Cauca, donde fueron asesinadas seis personas que habrían sido ejecutadas por miembros de la disidencia de las FARC.

La otra masacre ocurrió en el corregimiento El Caracol en el departamento de Arauca, donde la disidencia de las FARC habría sido la autora de los cinco asesinatos.

El 18 de agosto tres miembros de la comunidad indígena awá fueron asesinados en el departamento de Nariño. Tres días antes, ocho jóvenes fueron ejecutados en el pueblo Catalina del municipio de Samaniego, también en el departamento de Nariño.

El 12 de agosto fueron asesinados cinco menores de edad en el Llano Verde, un barrio en el oriente de Cali, en el departamento del Valle del Cauca.

El 2 de agosto fue reportada una masacre de seis personas en el área rural del municipio de Puerto Santander de Cúcuta.

El 23 de agosto, el presidente de Colombia, Iván Duque, indicó a RCN que “hay personas que dicen que las masacres volvieron o los asesinatos colectivos volvieron; y es que no volvieron porque no se han ido, desde 1998 tenemos 1.361 incidentes de estos en el país y en nuestro Gobierno llevamos 37, el 2.7% de estos hechos. Estos crímenes deben enfrentarse sin hipocresía y con determinación”.

Tras visitar Cali y Samaniego, el mandatario dijo que “lo primero que tenemos que hacer es esclarecer los hechos y que los culpables se conozcan y tengan sanciones ejemplarizantes por los hechos deleznables”.

En declaraciones a ACI Prensa, Mons. Elkin Álvarez resaltó que “en las regiones afectadas las diócesis están muy presentes ante este tipo de hechos. La presencia de los sacerdotes en las comunidades es valiosa y muy tenida en cuenta”.

“Ha habido acompañamiento a los familiares de las víctimas y también se siguen con todos los procesos de paz a nivel eclesial, buscando la reconciliación y llamando a defender la vida”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *