Francisco: la pandemia del coronavirus es una ‘pataleta’ de la naturaleza

Fuente: Carlos Esteban / InfoVaticana

Su Santidad, en entrevista con el periodista de la secta Jordi Évole, sugiere que la pandemia de coronavirus es la forma que tiene la Naturaleza de protestar contra la acción del hombre.

Misterio sobre misterio. El primero, en esta ocasión, es por qué el Santo Padre concede una segunda entrevista precisamente a la cadena de televisión española que más se ha destacado en su odio y burla a todo lo que suene a cristiano, La Sexta, igual que hace en Italia con el diario más anticlerical de los convencionales y masivos, La Repubblica de su amigo Eugenio Scalfari, que tantos ‘sustos’ nos ha dado a los creyentes y a la Sala Stampa vaticana.

Un segundo misterio son sus propias palabras, especialmente cuando se suma a la versión ya tratada aquí del teólogo Leonardo Boff sobre la pandemia que nos azota. Preguntado sobre si esta pandemia es una ‘venganza’ de la naturaleza, Francisco dice: “Hay un dicho, que vos lo conocés. Dios perdona siempre. Nosotros perdonamos de vez en cuando. La naturaleza no perdona nunca. Los incendios, los terremotos… la naturaleza está pataleando para que nos hagamos cargo del cuidado de la naturaleza”.

Es curioso que hayan salido a la palestra pública teólogos e incluso obispos a asegurar que “Dios no castiga”, lo que sorprenderá enormemente a los lectores ingenuos del Antiguo Testamento, y que ahora, en cambio, el Santo Padre parezca apuntarse a la idea de que la Naturaleza es un ente global que “quiere” cosas, al modo de un dios pagano. La Naturaleza está usando un virus que, con toda probabilidad, ha diseñado el hombre, para que le hagamos caso.

Eso, por lo visto, es más doctrinalmente correcto que creer que Dios, como parece hacer a lo largo de la Historia de la Salvación, efectivamente castiga con plagas y diluvios. Que la ‘Naturaleza’ haya eliminado el 99% de las especies que han existido antes de que el hombre apareciera en el planeta hace preguntarse a uno si pretendía que los dinosaurios se hicieran cargo de su cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *