Francia: informe administrativo cuestiona la eficacia del preservativo para frenar el VIH

Un informe de la Inspección General de Asuntos Sociales (IGAS), organismo interministerial de la Administración francesa para control y evaluación de los poderes públicos en la concepción y aplicación de las reformas, cuestiona la eficacia del preservativo en la prevención de la infección por VIH. La reduce al 80% en relaciones heterosexuales y al 70% en las homosexuales masculinas.

Esto forma parte de lo que considera una “situación epidémica grave y preocupante” en Francia, con 6000 nuevos contagios cada año y “concentrada, más de 35 años desde su aparición, en la población de los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres”.

El documento, fechado en junio, es obra de los doctores Gilles Duhamel y Aquilino Morelle, y no se centraba específicamente en esta cuestión. Se trataba de auditar por qué la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento francesa tardó tres años en autorizar, en 2016, la utilización de Truvada, un fármaco destinado a prevenir el contagio de una persona seronegativa tras mantener una relación de riesgo.

El informe lo había solicitado Aides, una influyente organización afín al lobby LGBTI fundada en 1984 para prevenir el sida. (Su nombre juega con “Aides”, “ayudas” en francés, y AIDS, sida en inglés). Aides pedía explicaciones por un retraso que consideraba injustificado, alegando que la Food and Drug Administration, el equivalente organismo regulador estadounidense, lo había autorizado en 2012.

Pero, más allá del dictamen sobre esta cuestión, en la síntesis preliminar de su estudio Duhamel y Morelle lamentan que la prevención se haya confiado exclusivamente al preservativo, “en un contexto mundial de pandemia persistente”:

“Durante mucho tiempo”, lamentan, “el preservativo ha sido considerado como el instrumento principal, por no decir el único, de la prevención de la infección por el VIH. Ahora bien, contrariamente a una idea muy difundida, lejos de tener una «eficacia del 100%», el preservativo solo alcanza en este ámbito tasas del 80% entre heterosexuales y del 70% entre «hombres que tienen relaciones sexuales con hombres»”.

Los autores del informe sostienen que “estos pobres resultados se deben a una observancia mediocre y estructural, que remite a consideraciones antropológicas sobre la naturaleza misma de la sexualidad.

Este hecho ha sido confirmado a lo largo del tiempo por los estudios disponibles tanto entre personas heterosexuales como entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. En esta última población son además frecuentes las relaciones mantenidas deliberadamente sin protección.

Esta mala observancia, así como el desconocimiento persistente por parte de un número demasiado numeroso de personas respecto a su estatus virológico, son las dos principales explicaciones de una situación epidémica que sigue siendo grave y preocupante en Francia, definida por más de 6000 nuevos contagios al año, una epidemia que sigue concentrada en nuestro país, más de 35 años después de su aparición, en la población de los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres”.

El informe rompe el discurso dominante en tres puntos. En primer lugar, cuestiona las campañas de prevención del VIH basadas solo en un método con probabilidades de fallo en torno al 20-30%. En segundo lugar, utiliza las expresiones “epidemia” y “pandemia”, de las que huyen los abordajes ideológicos. Por último, recuerda que la infección está “concentrada” en la población masculina que mantiene relaciones del mismo sexo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *