Fieles chinos celebran Misa en plena calle al lado de un templo clausurado por la dictadura

Bitter Winter/InfoCatólica

 

En julio de este año, las autoridades locales prohibieron el uso de la iglesia del Santuario de Nuestra Señora de los Siete Dolores, alegando razones de «peligrosidad». Los responsables del templo presentaron una petición para reconstruirlo el año pasado, pero aún no ha sido aprobada.

En octubre, las autoridades demolieron la estatua de un ángel en la puerta del santuario. Según un informe de AsiaNews, la razón oficial de la demolición fue que el lugar de peregrinación tenía «demasiadas cruces» y «demasiadas estatuas» ya. Sin embargo, la verdadera razón fue el objetivo del partido comunista chino de «sinicizar» la fe.

Uno de los fieles locales dijo: «El gobierno está utilizando medios engañosos para evitar que los creyentes adoren. No nos permitirán usar la antigua iglesia y no aprobarán una nueva. Muchas iglesias ya han sido demolidas en la provincia de Henan».

Los fieles se han congregado fuera de la iglesia durante meses, pero con el invierno que se aproxima, la asistencia se convertirá en un problema importante. Otro miembro de la parroquia comentó: «Es un desafío para los creyentes ancianos asistir a reuniones al aire libre. Incluso los jóvenes tienen problemas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *