Fallece un segundo obispo africano a causa del coronavirus

Fuente: Aciprensa / Traducción Diego López Marina / ACI África

El Obispo Emérito de Meru (Kenia), Mons. Silas Silvius Njiru, falleció a causa del coronavirus a los 91 años en las primeras horas del martes 28 de abril, en su residencia ubicada en Italia.

“El Obispo Silas Njiru residía en la casa del Beato Joseph Allamano en Alpignano, Turín, Italia. Fue llevado al Hospital Rivoli, debido a una infección por COVID-19, donde falleció el martes 28 de abril a las 12.30 horas”, dijo en un comunicado el Secretario General de los Misioneros de la Consolata, P. Pedro José da Silva Luoro. “Oremos por su descanso eterno”, pidió el sacerdote.

Mons. Silas es el segundo prelado africano en morir por COVID-19 después de Mons. Gérard Mulumba Kalemba de la República Democrática del Congo (RDC) que falleció el 15 de abril a la edad de 82 años.

El obispo retirado nació en 1928 en Meru, al este de Kenia, y fue ordenado sacerdote en diciembre de 1955. Lo nombraron Obispo Auxiliar de Meru en octubre de 1975 y su ordenación episcopal fue en enero de 1976. Luego fue nombrado Obispo de Meru en diciembre de 1976, cargo que ocupó durante 28 años hasta su retiro en 2004. Fue sucedido por Mons. Salesius Mugambi, el actual obispo de la diócesis.

Mons. Silas dedicó su servicio al bienestar de su comunidad. Jugó un papel decisivo en ayudar y atender a quien años más tarde se convertiría en el director de Investigaciones Criminales (DCI) de Kenia, George Kinoti, y a sus seis hermanos, que habían sido abandonados por su padre.

Debido a la influencia de Mons. Silas, el joven George Kinoti quiso ser sacerdote, reveló el funcionario durante una entrevista con el periódico Star de Kenia.

Por otro lado, el Obispo congoleño Gérard Mulumba Kalemba, quien también sucumbió a COVID-19, fue enterrado el 16 de abril en el cementerio del seminario St. Kaggwa en la capital de la RDC, Kinshasa. El Prelado recibía atención en la clínica Ngaliema en Kinshasa antes de su muerte, informó RECOWA.

En marzo, el Obispo del Vicariato de Gambella (Etiopía), Mons. Angelo Moreschi, también sucumbió a la pandemia. El prelado nacido en Italia murió mientras recibía tratamiento en su país de origen a los 67 años.

África ha registrado al menos 33.500 casos de COVID-19, incluidas 10.150 recuperaciones y 1.460 muertes, según el Centro Africano para el Control y Prevención de Enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *