Entrevista a Jim Caviezel

Fuente: Aciprensa / InfoVaticano

En una reciente entrevista en Fox News Nightly, el actor Jim Caviezel, que interpretó a Jesucristo en ‘La Pasión de Cristo’ de Mel Gibson, señaló la necesidad de volver a abrir los templos y lamentó que haya sacerdotes que se rindan frente a los ataques contra las iglesias.

Caviezel, que era entrevistado en el contexto del estreno de ‘Infiel’ -película que busca mostrar la persecución cristiana en Oriente Medio-, comentó que actualmente hay una fuerte cultura de “cancelación”, frente a la cual es necesaria una resistencia católica, para que el cristianismo no quede “anulado”.

El protagonista de la película más conocida sobre Jesús afirmó que “muchos de nuestros pastores, nuestros obispos y sacerdotes se están rindiendo” y dejan quemar las iglesias. “Están dejando quemar las iglesias, y ¿cómo lo sabemos?, porque está en las noticias. También las estatuas están siendo derribadas, y ellos no dicen nada”, dijo.

Según Caviezel, los peores villanos son los cristianos que colaboran con el enemigo y es esa actitud pasiva la que ha llevado a la Iglesia a encontrarse en la situación actual.

Se supone que “no podemos entrar en nuestras iglesias porque nos podemos contaminar, pero entonces ¿por qué podemos usar los aviones?”, se preguntó. Caviezel indicó que es necesario abrir las iglesias para la salud espiritual de las personas, y lamentó que haya “traidores dentro de la fe”.

“Ahí es donde arrecian las persecuciones. Tenemos personas dentro de nuestra iglesia que no son capaces de enfrentarse a los gobernadores y los alcaldes”, destacó el actor.

Caviezel indicó que entre los fieles hay personas que actúan como Judas, Poncio Pilato o los fariseos y lamentó que en ocasiones “no puedas ver diferencia entre el comportamiento de un sacerdote o un obispo y un político”. “Esto se llama tibieza, y Jesús tiene un lugar muy especial para ellos y ellos lo saben”, concluyó.

Hace unos días el actor también fue noticia al asegurar, en una entrevista concedida a Breitbart, que Mel Gibson le acababa de enviar el tercer borrador de la secuela de ‘La Pasión de Cristo’. “Será la película más grande de la historia”, afirmó Caviezel, añadiendo que el título sería ‘La Pasión de Cristo: Resurrección’.

Según el mismo ha contado el rodaje de La Pasión fue un verdadero reencuentro personal con su fe y estuvo lleno de detalles desconocidos para el espectador que hicieron la experiencia especialmente intensa.

Por ejemplo, recuerda que cuando se rodaba el traslado de la cruz a hombros de Jesús, el actor se cayó realmente bajo el peso del madero y recibio un golpe en el que se mordió la lengua, por la sangre que podemos ver en la película derramándose desde la comisura de los labios es su sangre de verdad.

En general, recuerda Caviezel, el dolor a menudo fue muy real muy. Y, así, cuando hablaba desde la cruz a la actriz que representaba a la Virgen María, Maia Morgenstern, el dolor real daba a la escena un realismo añadido. “En ese momento tenía el hombro dislocado y hacía lo que podía por posar el brazo sobre la cruz. Me dolía terriblemente”.

También sufrió serias lesiones en la escena de la flagelación, donde recibió por accidente algún latigazo con garfios. Pero, se consuela, todo aquello sirvió para hacer de la película una mejor obra de arte. “Se sucedían los ‘errores’ de este tipo, pero servían para hacer algo mucho más hermoso que durará para siempre”, dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *