En la Iglesia no hay lugar para abusadores, dice presidente del Episcopado Chileno

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh), Mons. Santiago Silva, dijo que “dentro de la Iglesia no hay lugar para abusadores”.

Así lo indicó el Prelado tras declarar ante la Fiscalía Regional de O’Higgins en el marco de las denuncias por abusos al interior del Obispado Castrense que está a su cargo desde julio de 2015.

En la mañana del lunes 29 de octubre, el Obispo llegó a la fiscalía acompañado de su abogado, Luis Arévalo, y a su ingreso declaró a la prensa: “No tengo nada que ocultar”.

“Vengo a aportar todo lo que se requiere para poder hacer verdad en esta situación de la Iglesia, que tanto nos acompleja y que tanto mal hace”, dijo Mons. Silva.

Al concluir su declaración, Mons. Silva indicó a los medios que “la mayoría de los obispos, de hecho todos los obispos, deberíamos estar en esto, de dar toda la información que se requiere para poder sacar a la luz los delitos, porque dentro de la Iglesia no hay lugar para los abusadores”.

El Prelado también alentó a las víctimas de abusos a que “tengan confianza, que nosotros vamos a estar trabajando en esto y estamos haciendo esto”.

Según informó el Obispado Castrense, el Obispo “prestó toda la colaboración necesaria para que se establezca la verdad y se llegue al conocimiento de la verdad”.

“El Obispado Castrense de Chile manifiesta su cercanía y oración por los denunciantes como también su compromiso y disposición a cooperar con la justicia civil en todo lo que sea requerido”, indicaron en comunicado.

El Obispo declaró por cinco horas ante la fiscalía en calidad de imputado por eventual encubrimiento de delitos sexuales al interior de la Iglesia Católica, en específico en la investigación del excapellán de la Fuerza Aérea de Chile (FACh), P. Pedro Quiroz.

La denuncia en contra de Quiroz fue presentada en 2010 en la Fiscalía de Tarapacá, pero la investigación no perseveró sino hasta agosto de 2018 cuando el Ministerio Público transfirió el caso a la Fiscalía de O’Higgins bajo el mando de Emiliano Arias, quien investiga los abusos al interior de la Iglesia.

El caso que involucra al ex capellán de la FACh de Iquique con presuntos abusos ocurridos el año 1997 contra una menor de edad.

Por su parte, el Obispado Castrense inició el 8 de agosto una investigación en contra del presbítero y le impuso al P. Quiroz, como medida cautelar, la prohibición del ejercicio público del ministerio sacerdotal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *