El vaticano crea un observatorio internacional de la familia

AICA

 

Siguiendo la petición del papa Francisco de investigar “la situación actual de la familia para tener los pies en la tierra”, el Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II de Ciencias del Matrimonio y la Familia y la Universidad Católica de Murcia (UCAM) presentaron este jueves en la Sala de Prensa de la Santa Sede, el Observatorio Internacional de la Familia, para conocer la realidad de manera sistemática, científica y comparativa.

 

Participaron de la presentación monseñor Vincenzo Paglia, gran canciller del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para las Ciencias del Matrimonio y la Familia y presidente de la Academia Pontificia para la Vida; el profesor José Luis Mendoza Pérez, presidente de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) y el doctor Francesco Belletti, director del Centro Internacional de Estudios de la Familia (CISF).

 

El Observatorio permitirá medir el impacto de los fenómenos económicos, de las políticas familiares o de la introducción de tecnologías, así como evaluar de modo concreto el papel social de la familia como amortiguador y estructurador de los países.

 

Participan en el proyecto Institutos Universitarios y Facultades de Italia, España, Finlandia, Eslovaquia, República Checa, Estados Unidos de América, México, Argentina, Chile, Benín, Kenia y Hong Kong. El sitio de internet del Observatorio es www.familymonitor.net.

 

Aunque nace de una sugerencia del papa Francisco, el Observatorio incluirá centros y personas de todas las religiones, pues entender mejor el funcionamiento de la familia y aprovechar mejor su potencial es un asunto de interés para toda la humanidad. Es el comienzo del primer análisis científico a nivel planetario.

 

Monseñor Paglia señaló que la iniciativa responde a un reiterado pedido del papa Francisco: “Él fue el primero en hacerlo”, recordando “el ciclo de catequesis que dedicó a este tema entre los dos Sínodos, donde no esbozó un ideal abstracto de familia, sino que releyó la vida cotidiana de las familias, mostrando su riqueza y sus dificultades, dejando emerger el feliz anuncio que Dios ofrece a cada una”, señaló el prelado.

 

Monseñor Paglia agradeció a la UCAM por aportar la logística y el centro de conexiones internacionales que reúne ya instituciones académicas de 15 países en todo el mundo ya en esta fase de presentación, con vistas a sumar centenares de universidades e instituciones especializadas. Asimismo también a Caritas Internationalis, y al Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

 

El rector de la Universidad Católica de Murcia, José Luis Mendoza, ha manifestado que en la UCAM “ponemos a disposición del proyecto los recursos humanos, logísticos y económicos necesarios para crear una red de contactos locales en los cinco continentes: instituciones especializadas en la investigación científica de la familia o que trabajan diariamente con o para las familias, para poder recopilar datos fiables”.

 

De hecho, la UCAM cubre la mayor parte del presupuesto del Observatorio y tiene ya un equipo de traductores intercambiando la información en tiempo real en cinco idiomas.

 

A lo largo de su primer trienio, el Observatorio Internacional de la Familia estudiará la familia en los contextos de “pobreza relacional” en sociedades cada vez más fragmentadas, de “pobreza económica” en contexto de la creciente desigualdad y la “pobreza estructural”.

 

El primer informe de síntesis se publicará en mayo de 2020; el segundo informe está programado para mayo de 2021. También habrá dos seminarios con expertos de coordinación intermedios (uno en 2019 y otro en 2020) entre todos los representantes nacionales.

 

La parte de análisis científico de los datos correrá en buena parte a cargo del Centro Internacional de Estudios de la Familia (CISF) con sede en Milán, cuyo director, Francesco Belletti, mencionó el interés en comparar tanto las vulnerabilidades de la familia como la eficacia práctica de distintos tipos de ayuda, así como el modo, todavía incipiente en que los países invierten para hacer frente a la implosión demográfica y rápido envejecimiento de la población en Europa, América y Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *