El Papa: “todos tenemos una deuda de penitencia con los indígenas”

InfoVaticana

“Para reparar el daño que les hemos causado”.

“Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente”, empezó diciendo el Papa. “También debemos apoyar a quienes cuidan a los más débiles, a los enfermos y a los ancianos”, manifestó Francisco, señalando que existe “la costumbre de dejar de lado a los ancianos, de abandonarlos” y que eso “está muy mal”.

“Este cuidado abraza también a nuestra casa común: la tierra y cada una de sus criaturas”, dijo el Pontífice. Según manifestó Su Santidad todas las formas de vida “están interconectadas, y nuestra salud depende de la de los ecosistemas que Dios ha creado y que nos ha encargado cuidar”.

Abusar de ellos “es un grave pecado que daña, que perjudica y hace enfermar”, dijo Francisco, añadiendo que el mejor “antídoto” contra este abuso “es la contemplación”, sin la que es “fácil caer en un antropocentrismo desviado y soberbio”. “Una interpretación distorsionada de los textos bíblicos sobre la creación ha contribuido a esta visión equivocada, que lleva a explotar la tierra hasta el punto de asfixiarla. Explotar la creación: ese es el pecado”, aseguró Francisco.

“No podemos esperar seguir creciendo a nivel material, sin cuidar la casa común que nos acoge. Nuestros hermanos y hermanas más pobres y nuestra madre tierra gimen por el daño y la injusticia que hemos causado y reclaman otro rumbo. Reclaman de nosotros una conversión, un cambio de ruta: cuidar también de la tierra, de la creación”, dijo a los fieles el Santo Padre.

Para Su Santidad es importante recuperar la dimensión contemplativa, “es decir mirar la tierra y la creación como un don, no como algo que explotar para sacar beneficios”. “Cuando contemplamos, descubrimos en los demás y en la naturaleza algo mucho más grande que su utilidad”, dijo el Sucesor de san Pedro.

El que sabe contemplar, dijo Francisco, “se pondrá más fácilmente manos a la obra para cambiar lo que produce degradación y daño a la salud” y también se “comprometerá a educar y a promover nuevos hábitos de producción y consumo, a contribuir a un nuevo modelo de crecimiento económico que garantice el respeto de la casa común y el respeto de las personas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *